El Brócoli Mecánico fue destornillado por UD Aldaia. (0-3)

El Lorca Féminas cayó en un partido marcado por dos goles tempraneros de las visitantes durante los primeros minutos que a la postre serían dos losas insalvables para las blanquiazules, y que se vieron incrementados a tres en el tramo final. La presencia de las cámaras de televisión de una conocida plataforma televisiva nacional para la elaboración de un reportaje en torno a la labor de las lorquinas aportó la nota singular a este encuentro perteneciente a la octava jornada del Grupo VII de Segunda División Nacional.

El resultado relega a posiciones de nuevo de peligro para el Brócoli Mecánico, que empata en la antepenúltima posición de la tabla con las manchegas de La Solana.

Precisamente frente al conjunto mesetario habían las lorquinas obtenido en la jornada previa su primera victoria de la temporada, por un tanto a tres. Los goles de Aroa, Carla y Carmen, con remontada incluido tras el gol inicial de las ciudarrealeñas, habían servido para lograr el pleno de puntos, y quizá para significar el anhelado punto de inflexión en la marcha liguera de las de Alicia. Así que el partido frente a Aldaia se presentaba en clave de reválida para las brocolitas ante su afición, en el tempranero horario de las diez de la mañana. “Sí, las diez, pero antes eran las once”, que siempre recordaban nuestras venerables abuelitas tras los cambios de hora invernales.

Sin duda, en la fijación del horario tendría que ver las necesidades de montaje del dispositivo de cámaras para el programa televisivo apuntado. Que, por otro lado, y con cierto secreto que dejará de ser tal en próximas fechas. Hasta ahí podemos leer, que se decía en el Un, dos, tres. Como colofón no me queda sino felicitar al club lorquino por la predisposición que tiene para visibilizar al fútbol femenino, por “dar bola” a las que de momento tienen escasa.

Difícil conocer la repercusión que tendría la presencia de las cámaras sobre el rendimiento y la eficacia en el juego de las lorquinas, aunque seguro que no fue despreciable. Por el contrario, la contundencia del marcador y el fútbol desplegado por las aldayenses dejaba bien a las claras que continúan siendo uno de los equipos punteros del grupo, y de nuevo sacaron fruto de su visita al Mundial 82, un terreno de juego que les es realmente propicio, históricamente.

Las de Ximo Villegas saltaron al césped de La Torrecilla dispuestas a demostrar que el bloque que encabeza la goleadora Pinel, secundada por las incombustibles Naiara y Nelly en una plantilla ciertamente experimentada, continúa siendo de los hegemónicos de la categoría. Frente a ellas, las pupilas de Alicia Burillo salieron aparentemente frías al choque, y pronto pagarían un alto precio por ello.

Porque corría el minuto diez del encuentro cuando Aldaia obtendría el rédito a su gran presión avanzada, a la asfixia a la que sometería durante los noventa minutos a los intentos de las lorquinas por sacar el balón en unas mínimas condiciones hacia la delantera compuesta por Carmen y Estefi. Pinel, la ariete valenciana, conectaba con la zurda Naiara en profundidad para que la extremo penetrara en el área al tiempo que buscaba su lado fuerte, el izquierdo, y cuando terminó de hacerse el hueco, fusilaba desde cerca hacia la escuadra de Maica. Nada pudo hacer la guardameta murciana, acostumbrada a obrar milagros que en otros partidos sostuvieron al cuadro blanquiazul. Tampoco atribuiremos responsabilidad alguna a la combinación de colores que fue obligada a lucir por el colegiado, calzón fucsia y zamarra verde vivo. Hacía daño a la vista la indumentaria de la huertana, un atuendo más grotesco que un gorrino con un diente de oro, que dijera aquél.

Las pérdidas en la mitad propia del campo fueron una sangría para las locales. Las rojiazules supieron leer muy bien el encuentro y apretaron, compactas y muy juntas todas sus líneas, hasta hacer colapsar el juego lorquino, que no lograría inquietar a la portera visitante defendida por Cris durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Intentarían las locales también la presión avanzada, pero se hizo notoria la diferencia en cómo la ejecutaban ambos onces, en cuanto a precisión, coordinación y por tanto, eficacia. Asignatura ésta pendiente para las brocolitas tras este primer tercio de Liga, por tanto.

Aroa contra AldaiaLa ausencia de Mona en el eje defensivo se antojó importante. Fue suplida por la cartagenera Luzme, que junto a la brava Iris compondrían una dupla de centrales de corte más expeditivo en la defensa que elaborador de ataque.

Faltaron soluciones para armar el juego, en resumen. Acaso sí lo intentara Aroa, bajando a recibir a posiciones muy retrasadas para tratar de que el balón lo poseyeran las blanquiazules el mínimo tiempo necesario para desplegarse en ataque. Pero la medular valenciana, bien advertida, ató muy en corto a la menuda media punta, que por otra parte es más regateadora que distribuidora de juego. Así que el segundo gol visitante se presentó casi por necesidad antes de que se llegase al primer tercio del encuentro, con el guión preescrito de robo en tres cuartos seguido del buen remate de la joven Raquel, raso y cruzado, para batir de nuevo a la buena de Maica. Con él, un gran pedazo de cielo se les caía sobre los hombros a las de Burillo, y la perspectiva de tener que escalar una cuesta demasiado empinada pesaría demasiado en lo que quedó de partido, anulando casi por completo sus conceptos futbolísticos.

Casi pedían la toalla del descanso las murcianas mientras veían cómo sólo la falta de afinamiento de la crack valenciana Pinel impedía que lograse ampliar aún más la diferencia en el marcador, circunstancia de la que se desquitaría en la segunda mitad. No les salía nada a las lorquinas, pero quizá el paso por los vestuarios sirviera para aclarar las ideas junto a su preparadora, podría pensar uno.

Sin saber qué tipo de admonición recibirían en su cuartel general, ciertamente regresaron al terreno de juego las brocolitas como toras que salen de chiqueros, y buscaron adelantar líneas para intentar devolver la misma medicina que les había sido administrada por las valencianas. Visitantes que, por otra parte, ocuparon la posición de defensa con la tranquilidad del marcador a favor y sin encerrarse en su área. Buscaban las lorquinas un gol, o al menos una ocasión clara, algún motivo para creer. Pero el espejismo de la reacción, con algunas situaciones de faltas lejanas ejecutadas directas a puerta con escasa fortuna, tocó a su fin rondando la hora de juego con el balón al travesaño de Maica que mandaba Ali, y que no supo Pinel remachar.

Naiara y Raquel eran felices con espacios, y malograron alguna ocasión antes de que Carmen, por fin para las lorquinas, tuviera la suya tras una presión llena de fe por la murciana, que arrebataba un balón ante la portera Cris, pero que no pudo fructificar en gol por lo escorado de su posición. Poco efecto surtirían tampoco las entradas de Cristina y Fiol.

Las aldayenses, plenas de concentración, pondrían la puntilla al encuentro a pies, por fin, de su goleadora Pinel, que remataba de diestra y sin dejar caer la bola el preciso centro que desde la derecha le puso en bandeja Ali. Abocaba tan amplio resultado a veinte minutos de tiempo de juego de ése que se dice de la basura, plagado de cambios y con escasas metas para ambos equipos. Acaso para las valencianas evitar lesiones o sanciones, por lo que Villegas retiró a su triunvirato de jugadoras clave, y para lorquinas al menos lograr el tanto del honor. Que bien pudo llegar por mediación de Carmen en las postrimerías del encuentro, con un gran remate junto al palo que exigiría el máximo de Cris para desviarlo con apuro. De esta manera se hizo acreedora la cancerbera a rayar a la misma gran altura deportiva que el resto de sus compañeras, que desarbolaron a las brocolitas por completo.

Burillo y sus discípulas afrontan ahora la digestión del fuerte varapalo recibido, mitigado ligeramente por el hecho de haber sido sufrido frente a un equipo que ejecutó un partido casi perfecto, UD Aldaia. Desde estas líneas me gustaría animar a las integrantes del Brócoli Mecánico a que no desfallezcan, puesto que mucho es lo que queda de Liga y numerosas las oportunidades de revancha deportiva. Lo sabéis hacer mucho mejor, jugadoras. Que en otras ocasiones así lo han visto mis cuatro ojos.

La próxima jornada conducirá a las blanquiazules de nuevo a tierras valencianas para medirse a Levante B, las ex compañeras de Cristina Martínez, que vienen de administrar una sonora derrota a domicilio por también cero tantos a tres frente a un equipo, el líder SPA de Alicante, que hasta entonces contaba sus encuentros como victorias. El fútbol está loco, comprobado, y cada semana hay un capítulo nuevo lleno de intrigas y desenlaces inesperados. Ojalá que el próximo sea feliz para las chicas que le dan patadas a una cosa redonda rellena de aire, bajo el cielo de la Ciudad del Sol. Y perdón por la cursilería.

Se lo contaremos #JugamosConEllas

FICHA TÉCNICA

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Maica; Carolina (Alba), Iris, Luzme, Anna, Blasa, Ángela (Cris Mtnez), Carla (Laura), Aroa, Estefi (Fiol) y Carmen.

UD Aldaia Femenino: Cris; María José, Vic, Lande, María (Irina), Estela, Nelly (China), Raquel, Naiara (Erica), Ali y Pinel (Anita).

Goles: 0-1 min.9, Naiara ; 0-2 min. 27 Raquel ; 0-3, min.73 Pinel

Estadio: Mundial 82, La Torrecilla (Lorca). 200 aficionados, y presencia de las cámaras del programa de televisión nacional X.