Brócoli Mecánico y Alhama hacen unas tablas de manual en el primer derbi regional de la temporada. (0-0)

Rivalidad y miedo a perder fueron las claves que polarizaron el primer choque de Lorca Féminas ante las vecinas de Alhama CF en su encuentro de la tercera jornada del Grupo VII de Segunda División Femenina. Bajo un Sol de auténtica justicia, la férrea disciplina táctica a la que se sometieron ambos conjuntos sobre el tapete de juego del Mundial 82 tenía casi todas las papeletas para finalizar en igualdad en el marcador, y así acabaría resultando, así, casi por obligación. El punto cosechado deja a los dos equipos en la parte baja de la tabla, de la que presumiblemente no saldrán de no mejorar su faceta atacante, pues en el fútbol goles son amores.

Como nota muy a destacar, se produjo el debut en la competición nacional de la joven futbolista blanquiazul Ángela Navarro, que probablemente alterne la temporada entre el filial de liga autonómica y el senior que dirige Alicia Burillo. Desde aquí deseamos mucha suerte en la cosa ésta del fútbol a la lorquina, todo corazón y garra competitiva en el centro del campo de Lorca Féminas.

Pintoresca y fresca fue también la presencia del grupo de animación Piratas del Artés del Lorca FC, que milita en Segunda A masculina, ocupando el fondo Sur del estadio Artés Carrasco. Gracias por vuestro apoyo al equipo femenino de la Ciudad del Sol, al tiempo que os hacemos llegar nuestro ánimo para afrontar la difícil categoría en la que compite vuestro equipo. Seguramente que existe, o si no se inventará, alguna sabrosa receta que aúne el brócoli de las Féminas con el ron corsario tan propio de la piratería. Reduciendo el alcohol, eso sí.

Como ha quedado ya apuntado, el rigor táctico, junto la colocación y alta concentración defensivas por parte de ambos conjuntos presidieron el encuentro. Pese a la falsa información vertida en los días previos por el entrenador alhameño, en el once visitante sí que formaron dos de sus máximas figuras: la central cartagenera Erica Sastre, genio y figura del balompié, y ex del Lorca (Deportiva) Féminas que jugara el playoff de ascenso a Primera dos campañas atrás. Y la ya, más que promesa, auténtica realidad, la ceutí Marta Ponce, verdadera aglutinadora del juego del equipo que vestía camiseta color coral. Allí estaba el mejor once alhameño posible, nutrido de futbolistas que militaban la temporada anterior en el malogrado Real Murcia Féminas.

Por el Lorca Féminas, primera ocasión en que jugaba el tridente (palabra ésta muy en boga) conformado por Estefi, Cristina Martínez y Carmen María. Sorprendía la no inclusión de inicio de Aroa, que bien fuera por razones técnicas o físicas (vaya en detrimento mío el no saberlo), ocupó plaza de inicio en el banquillo. Pero, claro está, y obvia decirlo (pero allá que voy) sólo juegan once jugadoras, guardameta incluída, y la plantilla blanquiazul es bien amplia esta temporada. Importante va a ser el desafío de Alicia Burillo para tenerlas conectadas a todas. Desde aquí, mi modesto pero firme ánimo a todas para luchar y llevar lo más lejos y alto posible a Lorca Féminas.

Así como nueve de cada diez dentistas recomiendan el uso de la pasta dentífrica “CariesVeteDeMí”, también nueve de cada diez entrenadores de balompié abogan por seguir el precepto futbolístico “los equipos se construyen desde la defensa”. Alicia y el técnico alhameño Juan Antonio García se cuentan entre ellos, y desde el mismísimo pitido inicial se observó la férrea disciplina defensiva de los dos onces, guardando la posición y arriesgando muy poco en ataque, con un claro abuso del balón el largo. Ni siquiera Mona y Erica, muy comedidas en sus arranques desde la zaga, se aventuraban más allá de la línea del centro del campo, seguramente atendiendo a las consignas de sus respectivos técnicos de guardar la ropa en preferencia a nadar.

Se planteaba un partido de esperar al fallo del rival o bien de cazar una afortunada acción, probablemente a balón parado, o quizás luego el saque en largo de la guardameta buscando el rápido contragolpe cuando el otro equipo había subido al remate… En definitiva, la típica situación de derbi en que las escuadras buscan ante todo no perder. En Alhama, prácticamente la misma defensa que Lorca Féminas lució en su exitosa campaña de hacía dos temporadas (Tamara, Judith, Erica,..), dirigido por el lorquino Ginés Quiñonero, que encajaba en promedio apenas medio gol por encuentro. Y con una guardameta de máximas garantías, como es Mireia.

Tan de fiar la cartagenera como Maica lo es por el Brócoli Mecánico. Contaba la cancerbera capitalina delante suyo de dos centrales que se mostraron francamente seguras, Iris y Mona, y de dos rápidas laterales, Anna y Carol, que lucían velocidad para apagar las incursiones por banda. Y aún más adelante, disponía también como salvaguarda de su portería del despliegue físico de Fiol y Blasa, que andaba junto a la tejedora del juego de Alhama, Marta, pegada como una caparra. Expresión esta última tomada prestada de un locutor de Gol TV en el encuentro que Lorca FC disputó ante Almería, ante el asombro de quien aquello lo escuchara. Bien mirada, la caparra (en el simpático hablar lorquino) o garrapata, no deja de ser un animalito del Señor, así que dejemos aparte las connotaciones peyorativas y concentrémonos en la idea de que la Dama de la Destrucción era prácticamente la sombra de Martita.

Así, las cosas, al margen del gran esfuerzo físico que desplegaron ambos conjuntos para neutralizarse mutuamente, la acción más sobresaliente de la primera mitad correspondía a la cartagenera Erica para Alhama, quien en un tiro lejano, desde más allá de la línea de tres cuartos, golpeaba con el cuero cerca de la escuadra de Maica tras un endiablado bote del balón. El Sol y la pérdida de la referencia del palo contra el que hubiera podido golpearse no fueron suficientes para impedir que la valiente Chispitas tocase con la punta de su guante el esférico, lo suficiente como para mantener intacto el tanteador.

La réplica por Lorca Féminas minutos después la intentaron dar Estefi y Carmen, quienes parecen entenderse con una simple mirada, y que combinaban con precisión por la izquierda para que finalmente centrase una buena bola al área chica la cartagenera y que casi lograra su remate otra futbolista portuaria, Laura, pero que hizo falta a otra jugadora de la milenaria ciudad costera, en este caso la arquera Mireia. Costaba mucho trenzar jugadas por los fuertes dispositivos defensivos, de eso no cabía duda. Esta jugada, junto a un balón mal sacado por Mireia de puerta y cazado por la Pichona al borde del descanso serían los acercamientos con más peligro de las brocolitas durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

El ritmo del partido empezaba a hacer mella en los cuerpos de las jugadoras, motivado por el esfuerzo y el calor imperante, por lo que se echó en falta que la colegiada, Elia, interrumpiese el encuentro para una correcta hidratación de las jugadoras. Estuvo bastante correcta la árbitra murciana a la cabeza de un trío formado completamente por auxiliares femeninas en las bandas, lo que empieza a dejar de ser una excepción, de lo cual nos alegramos. Bien disciplinariamente en las tarjetas mostradas a las jugadoras, anduvo en cambio demasiaDirigiendo desde el Campodo condescendiente con las invasiones de campo, protestas y excursiones fuera de su área técnica del preparador alhameño, que incluso fue a encararse a la propia colegiada cuando caminaban hacia el vestuario tras señalar el descanso. Acciones antideportivas a las cuales nos tiene desgraciadamente demasiado acostumbrados y que tanto encrespan a la grada. Cansancio es la palabra.

Por Alhama destacaron Violeta, quien siempre es un peligro con balón controlando y encarando, pero que estuvo maniatada por la zaga del Brócoli Mecánico, y la también zurda Paula, que por la banda izquierda se encargó de controlar a una Cristina Martínez que aún no está al cien por cien (le pudimos contemplar un centro-chut que acabó en el lateral de la red), y a la que incluso le quedaba fuelle para subir con calidad y acierto la banda.

El paso por los vestuarios no alteró significativamente la dinámica del encuentro. El balón parado volvía a ser el principal argumento ofensivo de los dos contendientes. Si primero era Estefi quien tras una bola llovida empalmaba para obligar a Mireia a detener en dos tiempos, a continuación respondía la recién incorporada Sheila en jugada de extremo derecha, para que Carol despejase providencialmente entre dos rivales. Eran más aproximaciones con cierto peligro que ocasiones de gol claras, hagánse cargo del matiz. Desde luego, no escatimaron esfuerzos las jugadoras, pero el fruto del gol se les negaría.

El calor no hacía más que incrementarse con el correr del reloj, y los Piratas, aunque acostumbrados al azote del Sol, el viento salitroso y el embate de las olas en su navegar, migraron hacia el fondo de la tapia con sombra, donde ya se refugiaban la mitad de los espectadores. Gesto casi éste de supervivencia, que atestigua más si cabe la meritoria labor de las futbolistas sobre el terreno de juego en estas extremas condiciones de temperatura.

Los refrescos en forma de sustituciones llegaron primero en las filas de Alhama, buscando ahogar la salida del juego lorquino. Se tradujeron en un avance de líneas por parte de las visitantes. Del acercamiento gozaron algunas situaciones a balón parado Jessi Tébar y Tamara, pero con escaso peligro. Parece que echará muy en falta el equipo vecino la ausencia y el buen golpeo de la aguileña María Soto, que militara la pasada temporada con las alhameñas tras su paso por Lorca.

Angela Debuta en 2ª DivisionEntre los cambios introducidos por Burillo por las lorquinas muy a destacar como ya apuntábamos, y seguramente constituyendo la mejor noticia de la jornada, el debut de la canterana lorquina Ángela Navarro, que salía por una Andrea Fiol vaciada físicamente en la lucha. Jugadora muy completa la juvenil, aunque aún le queda mucho por aprender del oficio, le auguramos y por supuesto deseamos un gran futuro. Maneras y tablas te sobran. A por todas, Ángela.

Debido al puro agotamiento fisiológico por el calor, algo debía de romperse el partido en llegando el final. Así, a falta de un cuarto de hora, y en la única ocasión en la que consiguió ganar la espalda a la lateral lorquina Carol, Violeta ponía en cierto apuro a Maica con un disparo de zurda que la murciana lograba atajar en dos tiempos. A continuación era Estefi quien casi se quedaba sola ante Mireia, pero Judith respondía magníficamente al genial gesto técnico de espuela de la atacante brocolita.

La sabadellense Aroa entraba en los minutos finales para tratar de aportar mordiente en el ataque lorquino, ella que es una agitadora del juego por su verticalidad y desborde. De un servicio de esquina de la catalana a punto estuvieron de beneficiarse Mona con la cabeza y a continuación Carol con los pies. Pero la ocasión más clara de gol, rozando ya el tiempo reglamentario, iba a correr a cargo de Carmen María. Paradón de Mirella que impidio la victoria de las lorquinasTras una intercepción de cabeza a cargo de Blasa, la perfecta prolongación de Estefi hacía ganar a la Pichona la espalda de las velocísimas Judith y Erica casi por primera y única vez en el partido, pero el remate con la diestra desde la frontal del área de la raaleña encontraba la fantástica estirada de la araña negra Mireia, que a mano cambiada desviaba lo justo para que el cuero acabara impactando el poste y fuera repelido. Hubiera supuesto un golpe definitivo, sin tiempo para la reacción.

Sólo quedó tiempo apenas para que la sobreexcitación llevara a Tamara a la expulsión por roja directa, y dos partidos de sanción confirmados, competitiva como es por naturaleza la murciana, a veces los nervios le juegan malas pasadas. Poste por poste, al final las tablas parecieron ser un resultado que hizo justicia al juego desplegado por ambos equipos, que deberán de afinar la puntería si es que no quieren empezar a pasarlo mal, clasificatoriamente hablando.

La próxima jornada para las lorquinas significará su desplazamiento a tierras alicantinas para la confrontación contra SPA, sin duda uno de los favoritos de la categoría. Mucho que ganar y poco que perder, las pupilas de Burillo a seguir creciendo como equipo. Se lo contaremos…

Por Carlos Pardo #JugamosConEllas

Ficha Técnica

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Maica; Carolina, Mona, Iris, Anna (Alba), Blasa, Andrea Fiol (Ángela), Laura (Aroa), Estefi, Cristina Martínez (Cris Andreo) y Carmen María.

Alhama CF Fem: Mireia; Tamara, Erica, Judith, Paula, Bañón (Mariajo), Jessi Tébar, Marta, Violeta (Bea), Cristina Martínez (África) y Alba (Sheila).

Goles: sin goles

Estadio: Mundial 82 de La Torrecilla (Lorca). Unos 250 espectadores en una mañana muy calurosa.