Justa victoria de las vecinas alhameñas en el derbi del Guadalentín. (0-1)

 Al Brócoli Mecánico Lorca Féminas le está costando lo indecible confirmar su presencia en el Grupo VII de Segunda División Femenina para la campaña venidera. Hecho que se confirmó este pasado domingo sobre el tapete del Mundial 82 en un partido presidido por las notables ausencias en las locales, y que finalizó con merecido premio de los tres puntos para unas visitantes que supieron aprovecharse de las misma, así como de los errores cometidos por un conjunto lorquino al parecer aún no repuesto de su injusta derrota en tierras castellonenses de la jornada anterior ante Joventut de Almassora.

A cuatro jornadas para que finalice la competición, las lorquinas aún mantienen siete puntos de ventaja sobre el conjunto que marca el descenso, Elche Femenino, que vio cómo le empataba en el descuento Albacete CFF y con ello se alejaba su opción de acercarse aún más al cuadro blanquiazul en la lucha por evitar ser relegado a la categoría autonómica. Una pugna que aún no ha acabado y que se presume agónica.


Siete días que no bastaron para cerrar las heridas del doloroso 1-0 de Castellón, con flagrante error arbitral al anular el gol convertido por Belén en el minuto 75 y con 0-0 en el marcador. La colegiada y su auxiliar, en una acción que no sabemos si calificar como alevosa prevaricación o supina ignorancia del reglamento, no sólo impidió la justa franquía en el marcador de las de Víctor Dus, sino que además se despachaba a gusto a base de amarillas contra las brocolitas, cumpliendo ciclo de cinco tarjetas tanto  Bea como Aroa, que les impedía su concurso en el encuentro de rivalidad regional ante el vecino Alhama CF.
Algo huele mal en el arbitraje castellonense, reincidente en sus errores con equipos de fuera de su provincia. O al menos, esto es lo que han sufrido las lorquinas en sus últimas visitas a aquellas tierras.

La sensible ausencia de dos jugadoras tan importantes en la construcción de juego para Lorca Féminas sobrevolaría los noventa minutos del encuentro disputado en el Mundial 82 ante unos espectadores que tardaron, y ya es costumbre al parecer, en acomodar (es un decir) sus posaderas en el graderío del estadio lorquino. Así, quien no se encontrara en las instalaciones lorquinas cinco minutos después del silbato inicial se perdió el primer y único gol, que a la postre desnivelaría la balanza a favor de las visitantes.

Fue tras un saque de esquina abierto, hacia el punto de penalti, que derivaba tras los forcejeos de rigor en dos alhameñas por los suelos. Quizá fuera éste el punto de distracción que desactivó a la zaga lorquina las fatídicas décimas que le impidieron reaccionar a tiempo ante el hecho cierto de que la jugada continuaba. Y quien no se durmió entonces fue la punta Alba, la más lista de la clase, que tras controlar en la frontal del área el balón rechazado de cabeza desde la nube de jugadoras acertaba a empalmar el cuero por alto, y ciertamente Aurora poco pudo hacer por impedir que se incrustara en las mallas blanquiazules.

Era el peor escenario que temieron las brocolitas: gol tempranero y con dudas de cómo desplegar su juego. La solución más evidente era el juego directo y de balón largo hacia las carreras de Belén, aunque también sería destinataria de los envíos lejanos la cartagenera  Estefi, recibiendo de espaldas a meta para distribuir juego para las llegadas de Alicia, Isica o Lucía. Fue por esta segunda vía como llegaron las mayores inquietudes a la meta de las jugadoras que vestían de amarillo. Así, una dejada de Estefi a Alicia era rematada de primeras, por elevación y con toda la intención por la joven sevillana. Y a fe que Mireia se vio sorprendida, pero el balón salió un palmo por encima del travesaño de la portería defendida por la cartagenera. Una de esas balones templados que flotan tanto tiempo que a la grada le da tiempo de gritar ¡gol! y ¡uy!

Al poco, ya mediada la primera parte, un eslalon diagonal de la propia jugadora sevillana llevaba el peligro hacia el área alhameña, pero la asistencia hacia Isica acabó con un remate demasiado centrado de la almeriense, favoreciendo su detención por Mireia.

Parecía que las brocolitas iban encontrándole la cara al encuentro y adelantaron posiciones, pero los hechos evidenciaron que un gol a favor y la posibilidad de correr con espacios era el escenario óptimo para las alhameñas. Notable fue en este aspecto el encuentro realizado por Violeta, abriendo el campo desde el extremo izquierdo, y también de la Laura en la zona ancha, demostrando el porqué de su convocatoria con la selección nacional juvenil. Era la futbolista cartagenera quien protagonizaba una jugada con desmarque hacia el extremo con centro que a punto estuvo de rematar de cabeza Alba en el área chica. Le faltó una chispa de decisión para encarar la buena bola a la ariete, en lo que hubiera supuesto el segundo tanto.

También dejaría gotas de su gran calidad otra cartagenera, la ex de Lorca Féminas Erica Sastre, con una de sus arrancadas marca de la casa desde la defensa, pero tras dejar atrás a tres lorquinas, se topaba con Julia, muy atenta durante todo el partido al corte. No tanto a la confección, pues adoleció la extremeña de imprecisión en la salida del balón. Allí donde más falta hizo la ausente Bea, a buen seguro.

Con un buen esférico en profundidad de Estefi hacia Belén al que rauda corrió la blanquiazul pero más aún Mireia en su salida (obligando a la navarra a ejecutar una acrobática pirueta sobre ella) y algunas situaciones de balón parado que partían de la zurda de Carla, se llegaba al descanso. La sensación era que el cuadro visitante tenía el partido bajo control, para desazón de la hinchada lorquina.

Cristina Hernández en Alhama CFMovía Dus muchas fichas con la entrada de Cristina Hernández en el lateral izquierdo, lo que significaba que Carla adelantaba su posición en un intento de aprovechar sus envíos al área. Pero los ajustes defensivos casi cuestan encajar un gol a las lorquinas, en un contragolpe en que Alba se aprovechó del rebote en la acción defensiva de Nancy para disparar sola desde la frontal, pero no pudo precisar la dirección.

El empate de las Féminas a punto estuvo de llegar a balón parado. Fue después del centro al segundo palo de Cris Hernández, a que había cedido Carla el balón cuando todas esperaban el balón colgado directamente por la de Mollet. Al envío de la aguileña, largo como ha quedado dicho, acudía Mireia a cubrir portería y también Estefi por las lorquinas para ceder hacia la posición de Blasa en el área pequeña. Cuando parecía que a la capitana del Brócoli Mecánico sólo le quedaba empujar a puerta, era la amarilla Mónica quien se jugaba el tipo en la anticipación y evitaba la igualada. Lástima, pues en la grada se mascó el gol, e incluso los traseros se encontraban despegados del cemento y los pulmones hinchados de aire. Pero no fue, y no tendrían otra tan clara las lorquinas en lo que restó de partido.

Cerca de la hora de juego, doble larguero visitante y posible penalti en el área lorquina. El primero de los palos, un balón rebotado en una defensa blanquiazul que trazaba una extraña parábola y se ponía a hacer equilibrio sobre el travesaño de Aurora mientras ésta era cargada en su área chica por una atacante alhameña con la intención de evitar el salto de la cancerbera. Debió ser falta a favor de las locales, y ya la pelota tendría que estar a cincuenta metros de la portería de la Torrecilla, pero no lo indicó así el árbitro. En el subsiguiente saque de esquina, gran remate de cabeza de Luzme que rebotaba de nuevo en el larguero, y balón recogido por Mónica, quien intentaba ponerla a la media vuelta con Blasa a un metro, impactando la bola en la mano izquierda de la capitana lorquina. Tan clara como involuntaria, de nuevo se inhibió el colegiado. En las protestas que siguieron sería expulsado el técnico visitante.

Se jugó Dus una última carta, la de la verticalidad, dando entrada a Cris Andreo y la extremo finlandesa Sara por Lucía y Alicia. Un intento por llegar lo más rápido posible arriba aunque con menos elaboración de la jugada. No acabaría de funcionar, como ya sabe quien lea esto y conozca el marcador final de 0 a 1, que además se ha recordado en el titular.

Tampoco incrementaría su renta el equipo alhameño, aunque dispuso de claras ocasiones, como en falta directa ejecutada por Tamara. Ya que la goleadora Soto estaba entre algodones en el banquillo, era la lateral murciana y ex lorquinista quien disparaba hacia la escuadra derecha de Aurora, obligando a ésta a volar para hacer la parada de la mañana.

Las brocolitas trataron de tirar de casta, pero se les hacía un mundo llegar a las inmediaciones de Mireia, muy bien pertrechado y dispuesto el cuadro visitante. En el intento por volcarse en ataque dejaban muy descubierta la defensa, en un juego como el fútbol, que es de ida pero también de vuelta. Allí se encontraba como pez en el agua Violeta, con fanegas y fanegas de terreno para jugársela en individual contra una Carolina a la que el infortunio había dado más palos que a una estera durante el encuentro, aunque la canterana lorquina aguantó la hora y media con orgullo. Bravo por ella.

Otra canterana, Cris Andreo, dispondría de su ocasión a centro de Sara, pero al envío de la extremo no respondió la juvenil con el mejor de los controles, quedándole la bola demasiado pegada al cuerpo como para poder armar el buen disparo que posee, ni en dirección ni en potencia, y, demasiado centrado, lo atajaba la arquera. Escaso bagaje ante unas visitantes que se sentían muy cómodas cediendo el balón y armando el fútbol del balón al espacio. Así dispondrían de una clarísima ocasión a pies de Alba, que pudo hacer el doblete. Mas tras recibir en el punto de penalti el buen servicio de Violeta remataba la atacante para ver como Aurora lucía reflejos y mantenía aún un hilo de vida para las lorquinas.

No obstante, los últimos minutos serían escasos de ritmo y claridad, con un carrusel de cambios y atenciones a jugadoras bajo el Sol de justicia que hizo en la matinal de Lorca. En los balones arriba tenían toda la ventaja las zagueras alhameñas, y además su línea media no concedió ninguna segunda jugada tras rechace, consumiéndose el tiempo reglamentario y descuento sin mayor peligro local, y consumándose con ello la tercera derrota consecutiva de las pupilas de Dus.

Como agua pasada no mueve molino, no queda sino hacer un reset (en los dispositivos electrónicos funciona) mental a las brocolitas para afrontar con la cabeza fría el tramo final de campeonato. Reiniciarse mentalmente, curar las heridas del cuerpo, recuperar el concurso de jugadoras clave,… todos éstos y probablemente alguno más han de ser los pasos a seguir.

El fútbol es generoso, y ofrece una ocasión a la semana para buscar la mejora y cobrarse la revancha. Y qué cosa más motivante que volver a tierras castellonenses a luchar contra los elementos y contra las futbolistas rivales. Eso será la próxima semana, en Villarreal, e intentaremos contárselo si nos dejan.

#JugamosConEllas #LasChicasTambienJuegan

Por Carlos Pardo.

FICHA TÉCNICA

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Aurora; Carolina, Julia, Nancy, Carla, Blasa, Lucía, Belén, Alicia, Isica y Estefi.

Alhama CF Femenino: Mireia; Tamara, Luzme, Erica, Bea, Mónica, Jessi, Laura Adán, Laurita, Violeta y Alba.

Goles: 0-1 min.6 Alba

Estadio: Mundial 82, La Torrecilla (Lorca). 150 espectadores. Mañana soleada.