Lorca Féminas sucumbe en casa ante el vigente campeón, Valencia CF “B”. (2-4)

 En una mañana de domingo perfecta para la práctica deportiva, última del mes de Febrero, las lorquinas del Brócoli Mecánico dieron la cara hasta el final ante el actual campeón de Liga del Grupo VII de Segunda División, el filial valencianista. Ha sido en un encuentro muy vistoso para el espectador, plagado de goles y buen fútbol. Con los resultados acontecidos en la jornada, en la que perdieron los dos equipos que marcan el límite del descenso, Elche ante Real Murcia y Benidorm ante el colista Zaragoza, la ventaja de ocho puntos sobre el antepenúltimo y con ella el margen de maniobra de las blanquiazules hasta el final de la competición siguen intactos. Aún así, tendrán que batallar todavía las brocolitas por conseguir la permanencia matemática en las seis jornadas que restan.

En su afán por buscar talismanes ante la irregular marcha del equipo, capaz de grandes actuaciones y de fiascos considerables, se requirió la presencia del muchacho de las crónicas para lanzar el grito de guerra previo a los partidos. Según las fuentes consultadas, lo ejecutó con maestría y carácter innegables. Pero no surtió el efecto deseado, como se vería más tarde. Aún así, el juntaletras se muestra muy agradecido y honrado por el detalle que el cuerpo técnico y la plantilla tuvieron con él, y que difícilmente olvidará. Muchísimas gracias, amig@s.

Y es que pocos esoterismos pueden valer cuando tus rivales son las vigentes campeonas, un Valencia Femenino B que campeonó brillantemente la temporada anterior, y que se había visto sorprendido en la primera vuelta en la ciudad deportiva ché en Paterna por las brocolitas, que rescataron un punto en la segunda mitad con gol de la sevillana Bea Cano. Mucho ha mutado el cuadro dirigido por Víctor Dus desde aquella fecha, que se antoja muy lejana por todas la vicisitudes sufridas por el equipo lorquino. Cabe recordar que aquella fue la primera ocasión en la que la holandesa Nancy jugó, con gran provecho, en la crucial posición de defensa central, y desde entonces parece innegable la mejora en el cierre y despeje de balones, a la que ha contribuido decisivamente la rubia futbolista.

Amigos de la peña valencianista "La Recta de Paterna"Es digna de destacar, y así lo reseñamos, la presencia de aficionados valencianistas en la grada del Mundial 82, pese al largo desplazamiento que supone. Y no sólo de familiares de las jugadoras, sino también de una simpática peña de aficionados de las chés conocida como “La Recta de Paterna”, con la entusiasta Paloma Marco a la cabeza, ya una vieja amiga del club lorquino. Gracias también a ellos y a los aficionados lorquinos que hasta cerca de las dos centenas se dieron cita para contemplar el encuentro. Un pasito más de nuestro fútbol femenino.

Encuentro que comenzaría con ritmo, de dos equipos de innegable vocación ofensiva. Las brocolitas entraron muy bien al partido, con ánimo combinativo, en el que lucen especialmente Bea, Alicia y una Aroa a la que su rodilla dio un respiro. Fue la catalana quien a los siete minutos tendría una primera ocasión con el tiro desde la frontal que impactaba en una central valenciana.

Se atisbaban muy pocas fisuras en el bloque visitante, de jugadoras que pese a su juventud ya han tenido experiencia en Primera División, con una planta intimidatoria, y luciendo una preparación física que se revelaría perfecta durante el devenir del encuentro. No en vano es su presencia en la parte alta de la tabla clasificatoria. Antes de los diez minutos de juego, con ideas muy claras de cómo se arma un contragolpe tras recuperación del balón, se presentaban las visitantes en el área lorquina con gran número de efectivos, y culminaban en gol con el remate inapelable con pierna diestra a cargo de la extremo derecha Olga, ante el que Aurora poco pudo hacer salvo componer una posición de tai-chi. Pues de la potencia que llevaba el disparo apenas la intuición de por dónde iba ayudara a la cancerbera madrileña que ha recalado en esta segunda vuelta en las filas de las brocolitas.

Pese a ir a remolque desde bien pronto, las pupilas de Dus no le perdieron la cara al partido en ningún momento, y mantuvieron el pulso competitivo en todo momento y lugar, comenzando desde la presión y la búsqueda de la meta visitante a cargo de Lucía y Estefy. Ningún pero a la actuación del equipo lorquino, que lo daría todo hasta el final, y al que sólo el acierto visitante de cara a gol logró doblegar. Que, a fin de cuentas es lo que cuenta para el reparto de los puntos, claro es.

El Brócoli Mecánico lució gran personalidad en esta primera mitad, queriendo llevar el peso del partido y tener la posesión de la pelota ante un rival de despliegues fulgurantes en contraataque, ante el que Julia y Nancy debieron de hacer horas extra. También Carla, que bajo palos desviaba a córner el disparo escorado tras contra de la incisiva ariete Julia. Pero aunque el buen hacer señalado de las lorquinas no se vio refrendado en los metros finales con ocasiones de gol, sin duda el camino a seguir es éste, pues a partir del buen juego habrán de llegar los resultados. Si bien parece necesario, adicionalmente lograr un mayor ajuste defensivo atrás para no conceder tantos tantos, valga la redundancia.

De poder a poder, igualado sobre el terreno aunque no en los guarismos del marcador, el partido resultaba muy atractivo de presenciar por su dinamismo. Se luchaba cada palmo de terreno, que nadie quería ceder. Favoreció asimismo que el colegiado hiciera poco uso de su silbato, porque aunque se entraba fuerte al balón era de forma noble, y no hubo que lamentar lesión alguna. Sin duda, para suerte del colegiado, al que no se ha de olvidar nunca que lo primero es la integridad física de las deportistas, de la que ha de ser su mayor garante.

Cuál no sería la gana de hacerlo bien y de darlo todo ante su afición que la incombustible capitana Blasa incluso nos deleitó con una llave de judo de manual sobre la mediocentro valencianista Laura. Grande como futbolista la de la Torrecilla, también hubiera hecho carrera de yudoka, ciertamente.

No obstante de su buen juego de toque, la mejor ocasión para las lorquinas en la primera mitad aconteció en un balón parado que desde el centro del campo botó Nancy hacia el corazón del área para que Lucía peinase hacia atrás demasiado tímidamente como para sorprender a la guardameta Carmen. Fue de lo poco que concedió la inconmensurable defensa del equipo blanquinegro, vestido de negro con ribetes naranjas en esta ocasión, durante esta primera mitad en la que supo aguantar el dominio lorquino excelentemente plantado para realizar rapidísimas transiciones en ataque.

Con un bonito empalme con efecto de Bea desde lejos, que hubiera causado problemas de no ir tan centrado; con la jugadora ché, ex del Levante, Alejandra, dando un curso de cómo se protege un balón; y con el remate de la lorquina Carla desde dentro del área visitante que saldría fuera tras el barullo que hubo en la última jugada, finalizaría un muy vistoso primer período.

La segunda parte en nada desmerecería a la inicial, contando además con varios goles y con esa épica del cansancio que acaba por romper los partidos. Y más aún con un inmisericorde Sol dibujando sombras muy cortas con los cuerpos de las futbolistas, y que pese a las fechas castigó mucho su resistencia.

Muy pronto llegaría la igualada, apenas a los dos minutos de reanudarse el juego, en una falta cometida sobre Aroa en la corona del área. Idónea para la pierna izquierda de Carla Cotado, la de Mollet no perdonó y enviaba un misil a la escuadra del marco defendido por Carmen, que sólo pudo hacer la estatua. Un señor disparo, un golpeo de 10 de la zurda lateral, el premio al buen hacer local. Y las espadas en todo lo alto.

En el 50’, a punto estaba Estefy de aprovechar el medido pase en largo de Bea, pero escorada tras regatear a su par dentro del área, ante su disparo se interpondría la guardameta valencianista para atajar el esférico. Es muy difícil mantener el promedio de anotación goleadora que la cartagenera lució en sus primeros encuentros con el Brócoli Mecánico, pero apostamos a que pronto le llegará de nuevo el premio del gol, habida cuenta la cantidad de veces que lo intenta en cada encuentro.

Pero, y como se suele decir, duraría poco la alegría en la casa del pobre. Pues a pesar de que las blanquiazules tenían el área valencianista cercada y se jugaba en la mitad del campo visitante, el arranque del contraataque por la izquierda a cargo de Alejandra no pudo ser cortado ni siquiera en falta por Carolina, a quien la frescura física le faltaba desde el esfuerzo supremo que hizo en un sprint de 50 metros al final de la primera mitad, y la extremo izquierda ché se colaba hasta la línea de fondo para asistir a Julia, quien remataba inapelablemente al fondo de las redes lorquinas tras un toque de control, y adelantaba por segunda vez a las de la ciudad del Turia.

Pese al tanto, no desistirían en su empeño las discípulas de Víctor Dus, y al poco la garra y entrega de Alicia en la batalla del medio del terreno de juego se traducía en una ocasión de nuevo Estefy, a asistencia de Beíta Cano. La cartagenera probó el disparo de primeras ante la adelantada guardameta visitante, pero salía demasiado cruzado.

Goles son amores, y pese a ser dominadas, las transiciones en ataque de las chés eran letales, y de nuevo la talentosa Alejandra hacía gala de efectividad culminando a gol la asistencia que recibía de su capitana Sara. Demasiado castigo para las lorquinas, o demasiado premio para las valencianas, a gusto del consumidor. En la primera vuelta, allá en Paterna, las blanquiazules se llevaban un punto con bastante menos juego, y sin embargo en esta segunda en la Ciudad del Sol merecieron como mínimo ese empate, cosas del fútbol.

Pero quedaba aún media hora y las locales no estaban por la labor de dar su brazo a torcer ante su afición, y convencidas como estaban en su idea de juego, redoblaron su lucha para intentar acortar la desventaja en el marcador. Salía Belén por la canaria Lucía y vuelta a la carga. La propia navarra anduvo lista tras una mala salida de la portera valencianista, pero para superarla por alto y desde tres cuartos con su pierna izquierda le faltó bastante.

Gol de Belén ante el Valencia CFNo así mediada la segunda parte, cuando el envío en profundidad de Aroa para aprovechar la velocidad de la propia Belén era aprovechado por ésta, primero dando un ligero toque al balón para superar la deficiente salida de la guardameta valenciana, y a continuación protegiendo con su cuerpo el esférico ante los intentos de una zaguera valencianista por despejar. Gol de raza y furia, en el que tanto jugadora como balón acabaron en las mallas. Lástima que no contase como dos.

El desgaste pasó factura a Alicia, que hubo de ser sustituida por Isika. La lucha por la posesión del balón estaba generando estragos en los cuerpos, y a la postre se demostró la mayor entereza física visitante, reforzada por unos cambios más tempranos y probablemente más oportunos en el tiempo que los de las locales. La almeriense dispondría de su ocasión tras el despeje bombeado de un córner por la zaga visitante. Se perfiló y empalmó con potencia la de Antas el balón, sin dejarlo caer, pero el zurriagazo no halló los tres palos en lo que hubiera supuesto un gol de bandera.

Ana Ros del Lorca FéminasTambién saldría Anita Ros por Carolina para ocupar un lugar en la defensa, cortando muy oportunamente un nuevo contragolpe, esta vez a cargo de Paula. Está teniendo pocos minutos la lorquina, pero a pesar de ello demuestra un compromiso encomiable la futura alcaldesa de Lorca. Siempre suma la buena de Ana, a pesar de no estar jugando en su posición más idónea.

Tiraron de orgullo y fuerzas de flaqueza las lorquinas, y pese a lograr empujar a las chés hacia su área, ya con más corazón que cabeza no lograrían el objetivo de igualar la contienda. En tiempo de descuento, y con los aficionados llegados de tierras del Turia pidiendo la hora, redondearía Julia su cuenta anotadora con un remate en boca de gol.

A quien lo da todo no se puede pedir más, y con eso fue precisamente con lo que obsequiaron las lorquinas a su afición. La imagen de la brava sevillana Bea Cano tendida sobre el terreno de juego, exhausta tras el partido, así lo atestigua. Una lucha sin cuartel ante un gran equipo que les confiere crédito para lo que resta de competición, que no será precisamente un camino de rosas.

Tras el parón por la actuación de la Selección nacional femenina, volverá la competición para las brocolitas el día 12 de Marzo con un largo desplazamiento hasta tierras castellonenses para enfrentarse a una de las revelaciones de la categoría, el Joventut de Almassora. Nuestro ánimo para las de Dus, que se están dejando la piel, y no sólo figuradamente, en cada partido. Les mantendremos informados…

En #Lorca #LasChicasTambienJuegan y nosotros #JugamosConEllas

Carla Cotado jugadora #Femegol
Carla Cotado jugadora #Femegol

Con ese Gol y el gran partido realizado, Carla Cotado fue la #jugadorafemegol de la página @femegol