El Brócoli Mecánico culmina la primera vuelta plantando una pica en Albacete. (2-4)

 El Lorca Féminas confirmó su senda alcista de este final de primera vuelta en el Grupo VII de Segunda División Femenina. Y lo hizo de una manera brillante, a domicilio y remontando el 2-0 adverso que encajaban en el primer cuarto de hora del encuentro.

Lejos de achicarse, primero Carmen acortó distancias, para dar paso a la jugada clave de la detención de un penalti a cargo de Maica, y la transformación de otro,en esta ocasión a favor, por parte de Aroa. En la segunda mitad, Blasa a balón parado daba la vuelta a la tortilla y Carla de contraataque redondeaba al final una estupenda victoria ante un rival sobre el que ponen tierra de por medio en la clasificación.

Con los tres puntos cosechados las lorquinas se afincan en mitad de la clasificación de la Liga, con un margen de nueve puntos sobre el descenso y a siete de la segunda plaza, aunque lejísimos del incontestable líder SPA de Alicante, que con doce victorias en trece encuentros se proclama indiscutible campeón de invierno y firme aspirante a la disputa del play-off de ascenso a Primera División.

Precisamente de confrontar a las alicantinas venían las manchegas en la jornada precedente, cuando tras adelantarse en el marcador sólo se verían superadas en los últimos compases del choque en Divina Pastora. Está siendo irregular esta temporada la marcha del veterano equipo que dirige Antonio Palencia, cuyo máximo exponente deportivo es la incombustible Ester Cuesta. Se veían algunas caras nuevas en las filas de las albaceteñas, que siempre habían mantenido un bloque estable de jugadoras en el transcurrir de las temporadas. Seguramente, bajas por lesión o sanción nos privaban de ver en acción a las Angelita, Yoli,…

Enfrente tenían a un Lorca Féminas dirigido por la también manchega Alicia Burillo que por avatares del calendario y de la puesta a punto coqueteaba también con la plazas de la zona baja de la tabla clasificatoria. Por suerte, iba a ser de nuevo profetisa en su tierra la preparadora de las lorquinas, después de la victoria en Ciudad Real ante La Solana. Sin embargo, se pudo comprobar sobre el terreno de juego del José Copete albaceteño, los desajustes no le son ajenos a ningún equipo. En todas partes cuecen habas, que se diría más castizamente. Para fortuna de las lorquinas, la partida se decantó de su lado.

Porque al remozado césped del Copete, antaño prácticamente moqueta pero que en esta oportunidad lucía unas briznas de hierba artificial dignas de cabellera de grupo “heavy”, no entraron con buena cara las pupilas de Burillo, especialmente en defensa. Les había correspondido la mitad del campo con viento en contra, y se notaba  una barbaridad, como ya habíamos podido comprobar en el camino de ida viendo moverse las aspas de los molinos eólicos que ahora ocupan el paisaje de la tierra del Quijote. Al juego directo que de costumbre ya suelen practicar las manchegas les venía de perlas los bufidos del dios Eolo. Pese a ello, el proceder raseado de Aroa entre líneas a punto estuvo de significar el primer tanto para las brocolitas.

Cristina Martinez mano a mano contra la portera manchega

La sabadellense lograba servir en profundidad a Cristina Martínez, que se plantaba con su proverbial velocidad ante la portería local y ya dentro del área golpeaba de primeras ante Silvia. Ligeramente centrado, la buena manopla de la guardameta evitaba el tanto. Primer aviso de lo que sería un partido de toma y daca en esta primera mitad.

Pero Ester nunca duerme, y tras un robo cerca del círculo central recibía un pase largo para hacer gala de su zancada hacia el extremo izquierdo. Acompañaba en la contra por el centro la diestra Vero, que no desaprovechó el caramelo de centro, raso y firme, que la ariente manchega le servía sobre la frontal del área chica para batir a una Maica prácticamente vendida en la vertiginosa pero precisa jugada de contragolpe del equipo que lucía calzón azul y zamarra blanca. De tiralíneas.

Una jugada aislada decantaba momentáneamente la balanza en un partido sin dueño hasta el momento, y podía hacer daño a las brocolitas. Para colmo, cerca del cuarto de juego, iba a llegar un segundo mazazo local, tras uno de los varios saques de esquina de que dispusieron las mesetarias por el efecto de campo inclinado que producían las ráfagas de aire. La zaga lorquina, que no lograba ajustar del todo la línea para buscar dejar en posición de off-side a las extremos manchegas, se veía forzada a conceder situaciones de balón parado. Y aunque hasta dos fueron las cabezas de jugadoras vistiendo la camiseta del Brócoli Mecánico que buscaron rechazar el centro, la comba que imprimió Marisa y el insidioso aire removido impidieron que lo lograsen, quedando muerto el esférico a pies de la central albaceteña tocaya de la que centraba, quien desde cerca fusilaba a Maica. Aunque la guardameta huertana llegaba tocar, haciendo gala de sus proverbiales reflejos, no lo pudo hacer con la claridad suficiente como para desviar el seco remate, que acabó alojándose en las mallas visitantes. No podía empezar peor la cosa.

Un motivo para la esperanza para las brocolitas fue que pese a esas iniciales dudas defensivas, en ataque lograban sobreponerse al peso de la ventolera en contra, y al poco de encajar el segundo bien podían haber recortado distancias, en un nuevo mano a mano de Cristina ante la portería local tras asistencia de Carla. Pero la de Canals, que completó un partido completísimo, a cambio estuvo bizca de cara a puerta. Sin restar mérito, por otra parte, a la inspiración de la veterana cancerbera Silvia, que de nuevo interponía una mano fuerte y certera al remate de la delantera valenciana. Aquello merecía ir empatado por ocasiones, pero sin embargo eran las locales quienes gozaban de la renta en el tanteador.

Carmen no perdona y pone el primero para el Brócoli mecánico

Pero a esto pondría pronto remedio el empuje de las lorquinas, y tras el robo de balón de Cristina conducía y profundizaba, atrayendo a casi toda la zaga local, momento que elegía la jabata jugadora para asistir a Carmen, que controlaba en el área y antes de que se le echaran las galgas albaceteñas encima armaba con rapidez un disparo desde la frontal para batir por alto a la arquera manchega. Ha encontrado el punto goleador la Pichona, y ya no quiere soltarlo. El Brócoli Mecánico lograba así que las mesetarias sintieran el aliento en el cogote.

Mucho habían deparado de sí los primeros veinticinco minutos, pero aún habrían de aguardar más sorpresas. Sólo ciento ochenta segundos después del acercamiento en el marcador, Ester calcaba por el extremo izquierdo la jugada del primer gol, pero en esta ocasión aprovechaba la velocidad de la carrera para encarar a Iris, quien tenía que ir reculando hacia atrás, para quebrarla y penetrar en el área. Superada pero orgullosa, la ilicitana estiró su pierna, y la colegiada decretaba penalti. Sin presuponer si hubo contacto o no, difícil de apreciar por lo rápida de la jugada, las lorquinas se quejaron amargamente porque lo antinatural de la caída de la buena de Ester, tardía y cuando ya no tenía opción alguna de alcanzar un balón que se le había escapado.

Eso sí, el alarido que acompañó a la caída fue de impresión. A transformar la pena máxima, al igual que en la temporada anterior, se encaminó la capitana manchega Laura. Quiso colocar con el interior a la izquierda de Maica, pero de un brinco y apostando con acierto por el lugar al que iría la bola, la inspirada de Chispitas repelía el esférico e insuflaba ardor a la grada lorquina y a sus compañeras.

Cinco minutos más tarde daría un sustito la buena guardameta murciana cuando un balón mucho más sencillo escapaba de sus brazos, pero el poste se alió con ella para atraparlo definitivamente. Para entonces la iniciativa ya recaía en las lorquinas, que se volcaron en pos de la igualada. Se concretó en uno de los varios servicios de balón parado ejecutados por las de Burillo, y ya al filo del descanso. La falta lejana, botada por Iris hacia el interior del área, era rebañada con el brazo por una zaguera albaceteña con voluntad de controlar el esférico con su bíceps, ante la perfecta visión del juez de línea (y también de quien esto escribe), que no dudó en ningún momento de advertir a la árbitra principal de tal circunstancia. La pena máxima se encargaría de hacerla subir al marcador Aroa, quien había sido objeto de penalti no decretado en ese mismo estadio doce meses antes, y además en similar jugada a la que a Albacete sí se le marcó un penalti que supuso la derrota de unas lorquinas que tuvieron entonces que masticar su amargura. La venganza se sirve fría.

Lamentable fue contemplar que una vez señalado el final de la primera mitad, y ya camino del vestuario, el entrenador local, Antonio Palencia, fuera a perseguir y tratar de  intimidar a la colegiada del encuentro durante todo el camino hasta la caseta. Y muy tristes serían ciertas acciones antideportivas de las albaceteñas en lo que iba a quedar de encuentro, disputando balones neutrales o yendo a presionar devoluciones de balón junto a la meta de las lorquinas cuando se invirtieron las tornas en el resultado. Que conste en imaginaria acta. Aún entendiendo las debilidades humanas, los valores están por encima del resultado de lo partidos.

En la reanudación el monólogo de las lorquinas fue claro. Ya a los dos minutos, con viento a favor, la asistencia desde su portería de Maica caía a pies de la Pichona, que con un toque exterior cruzado de colocación buscó el contrapié de Silvia, pero el balón saldría junto a su palo izquierdo. Era toda una declaración de intenciones de que irían a por el partido, toda vez que ahora tenían el aire soplando de popa.

La lucha infatigable de Cristina iba a propiciar la ocasión pintiparada para adelantar en el marcador al Brócoli Mecánico. Forzada por la valenciana una falta a su par junto al banquillo de Alicia, el estupendo y templado servicio de Iris hizo al balón flotar y flotar hasta que caía al segundo palo,

Gol de Blasa
Celebración del Gol de Blasa que rompía el marcador (2-3)

donde Blasa entraba con la fuerza y decisión que acostumbra para golpear de frente la bola, no pudiendo hacer nada Silvia por evitar tan irremisible remate. Se está especializando la brava capitana lorquina en lograr goles capitales y de casta. Y éste lo era, porque consumaba la remontada.

Fueron cayendo más y más ocasiones de las lorquinas. Carla al lateral de la red tras jugada, o más tarde casi gol olímpico desde la esquina de la propia jugadora de Mollet. O más tarde la lorquina Ángela de disparo en la corona. Y una clarísima, de una Mona que reaparecía tras lesión, y que se hartó de balón en el segundo palo para enviar el cuero fuera de órbita terrestre tras su potente volea,… barrían del rectángulo a las albaceteñas, pero no lograban un cuarto tanto que supusiera la sentencia. Viendo que se resistía el gol, Burillo daría entrada a la veteranía que atesoran Estefi e Isica para abordar el último tramo del partido.

Con más corazón que cabeza trataron las locales de acercarse al área de Maica, casi inédita en la segunda mitad. Pero ante la velocidad y movilidad de Ester, siempre la referencia en ataque, anduvo plena de concentración y anticipación toda la zaga murciana, singularmente sus laterales Carolina y Anna, muy firmes en la disputa del balón. Hasta la propia Luzme se animaría en la conducción y subida de la pelota. Y en éstas, se entraba en la zona Cesarini del reloj cuando llegó la contra perfecta de las lorquinas, y

Carla vuelve a marcar contra el CFF Albacete
Carla pone el 2-4 definitivo a favor de las lorquinas

el medido servicio en largo de Iris iba a ser aprovechado por Carla para batir de vaselina a una Isa que había salido a la desesperada por la pelota. Un tanto muy plástico que servía de rúbrica a la meritoria remontada lorquina en la siempre difícil plaza albaceteña del José Copete.

Se llega con esta jornada, como ha quedado señalado, al final de la primera vuelta para las brocolitas, que ya hasta el 7 de Enero no tendrán compromiso oficial de Liga. Será en Mislata, un equipo al que seguro que le tendrán ganas las lorquinas, toda vez que encadenan en sus últimos partidos una racha muy negativa ante el sólido equipo de la huerta del Júcar.

Antes, habrá cita con el ya tradicional partido benéfico de los juguetes de las fechas navideñas, y sobre todo, la preparación para una segunda vuelta de Liga en la que los primeros encuentros serán definitorios para conocer si la ambición y el acierto de las futbolistas les lleva a puestos más próximos a la cabeza, o para no sufrir y conservar la categoría. Se lo contaremos…

#JugamosConEllas

FICHA TÉCNICA

CFF Albacete: Silvia; Ana Belén, Laura, Marisa Escribano, Ani, Mara, Irene, Mónica, Marisa Molina (Parreño), Ester y Vero.

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Maica; Carol, Luzme, Iris, Anna, Blasa, Ángela, Aroa (Mona), Carla (Estefi), Carmen María (Isica) y Cristina Martínez.

Goles: 1-0 min.8, Vero ; 2-0 min.14, Marisa Escribano ; 2-1 min.25, Carmen ; 2-2 min.44, Aroa ; 2-3 min.58, Blasa ; 2-4 min.86, Carla.

Estadio: Municipal José Copete (Albacete). 50 espectadores. Mañana fría y ventosa.