Se impuso la lógica con el triunfo de Lorca Féminas sobre la Minerva. (5-0)

 El Brócoli Mecánico hizo valer la superioridad previa que reflejaba la tabla clasificatoria y venció al colista del Grupo VII de Segunda División femenina por un abultado marcador, que bien pudo reflejar algunos tantos más a favor de las lorquinas como también algún gol en el casillero del club cartagenero, que hizo méritos para así lograrlo. Penúltima jornada de la primera vuelta, que se cerrará el próximo fin de semana ante CFF Albacete en el estadio José Copete de la capital manchega.

El conjunto cartagenero se presentaba en el Mundial 82 habiendo acusado claramente la subida de escalón a la categoría nacional, con un bagaje de cero puntos en las once primeras jornadas y demasiados goles encajados, pero también una cifra nada desdeñable de goles a favor que le habían servido para, por ejemplo, poner en aprietos al citado Albacete, ante el que sólo una postrera jugada de contraataque en el descuento conseguía doblegar a las portuarias. La rúbrica de la superioridad teórica ha de hacerse efectiva sobre el terreno de juego, y ciertamente las vecinas de Alumbres habían tenido mala fortuna en varios de sus partidos previos, además del reseñado. También están padeciendo el cambio de nivel físico en la categoría, y un reguero de lesiones diezma los efectivos de que puede disponer Tano, preparador de la Minerva.

Por su parte, la entrenadora lorquina Burillo venía contemplando una mejoría  resultados en los últimos compromisos del Brócoli Mecánico. También la consolidación en el juego, pese a la cual había sucumbido frente a un reforzado filial de Valencia CF en la jornada precedente, con un excesivamente abultado marcador de 3 a 0 que no reflejó la buena primera mitad de las murcianas. No contaría Alicia, por motivos tácticos o físicos en la que se prevé una larga temporada, con las habituales Aroa, Iris, Fiol o Carla en su once de partida, en el que destacaba la novedad de la presencia de la lumbrerense Silvia para componer la pareja de centrales junto a Luzme. Toda vez que a la gaditana Mona ya se la espera para la segunda vuelta, cuando haya superado su lesión de las extremidades inferiores. Que vienen a ser las de abajo.

Cumpliría la inédita dupla de zagueras en un encuentro en el que se debieron de enfrentar al peligro que en sus botas trajo Leti, la incansable ariete cartagenera que suma más de los tantos anotados por el equipo que vestía de amarillo en la fresca pero soleada mañana de fútbol en el Mundial 82. No obstante de encontrarse bastante sola, la valiente delantera de la Minerva se partió la cara con toda la zaga lorquina, y justo es reconocérselo.

Estefy recibe para abrir el marcador en el 3'
Estefy recibe para abrir el marcador en el 3′

Pero quienes golpearon primero y pronto fueron las lorquinas, aprovechando la debilidad defensiva cartagenera. Así, el pateo de falta de Laura junto al banquillo local era controlado en el interior del área por Blasa, y ante la pasividad defensiva que permitió la combinación, asistía a Estefi para que la goleadora cartagenera fructificase la abonada ocasión en el premio del gol, desde el punto de penalti, encontrando el hueco entre el enjambre de piernas. Despejaba con este tanto el camino para las brocolitas. Nada como un gol tempranero.

Daba paso el adelantamiento en el marcador a una fase de completo dominio local en el que Carmen se mostró muy activa desde el extremo derecho, aprovechando su gran golpeo del cuero para centrar con gran peligro al área. Y en éstas llegó una jugada que podía haber sido clave.

Mano de la portera que no fue sancionada

En un balón profundo la guardameta cartagenera Isa salía del área grande para tratar de cortar el avance local, pero lo hizo utilizando su brazo, extendido y voluntario, para desviar la bola. Roja de libro que el árbitro del encuentro mandaba al limbo. Y se entendió mal, porque al parecer aplicó una dudosísima ley de la ventaja, ya que el balón salió dividido y ninguna delantera blanquiazul pudo aprovecharlo. Mayor ventaja que la reglamentaria y justa expulsión y la señalización de la falta en la corona del área no había, cuando todavía no se había cumplido el cuarto de hora de juego. Lamentable, pues el beneficio de la jugada era para el infractor, y vergonzoso el contemplar tal dejación de cumplimiento del reglamento. Sólo cabe recalcar que aquí en Lorca somos ante todo deportivos, y no queremos que nada que no sea se nos dé, pero tampoco que se nos quite lo que sí que lo es. En fin, a tragar un poco de quina, para variar. Lo gracioso de la situación estribó en que a partir de entonces las infracciones de “manos” ya no existieron (y hubo unas cuantas) en todo el encuentro, en un deporte que dice llamarse balompié, en el que precisamente con lo único que no se puede golpear la pelota es con los apéndices de las extremidades superiores. Las de arriba. Colegiados, vuelvan al cole de árbitros para una reválida, caray.

Por otra parte, el encuentro sería de guante blanco, cosa digna de agradecer tanto a las blanquiazules como a las de amarillo con ribetes azules. Además, en el último tercio de la primera mitad se estiraron con gran peligro las portuarias, impulsadas por las buenas maneras de Gisela y de Leti repartiendo juego. Pero cuando parecía que el dominio se equilibraba, un error grosero de la salida de balón por parte de la defensa visitante propició el robo de Laura, que aprovechaba Cristina para hacer subir el segundo en el tanteador. No hace prisioneros en esto del fútbol la valenciana de Canals, siempre en guardia e incordiando. Enhorabuena.

Cercano el descanso llegaron los mejores minutos visitantes y las ocasiones ante Maica, pero la actuación de la guardameta lorquina impidió que la ventaja de dos tantos se viese aminorada. Primero, en una fulgurante y valiente salida a pies de Coto, tras el bonito pase raso en profundidad de Leti, entre central y lateral, para que la diestra tuviera sólo que rematar. Pero Chispitas, jugándose el tipo, iba a ser más veloz que la delantera. Y en la segunda y clarísima, ovacionada por la grada incluida, iba a marcarse la buena de Maica un imponente paradón de reflejos al disparo de María Campillo, casi a bocajarro y prácticamente desde el área chica. Siempre caliente, siempre atenta, para quitarse el gorro de lana. Bravo.

Y no decimos de descubrirnos del sombrero porque la fría mañana requería lana sobre la cabeza. En el descanso que vino casi a continuación de la meritoria intervención bajo palos de la huertana, los allí presentes despegamos al unísono las posaderas del frío cemento del graderío del estadio de La Torrecilla. Pues daba más escalofrío posar las nalgas sobre ese hormigón que sobre el retrete cuando se va en invierno al cuarto de aseo a desahogar el vientre. Queda como anotación mental personal y como consejo para el público en general el dejarse puesto el pantalón del pijama, bajo el chándal o la prenda externa que se prefiera, para próximos compromisos ligueros de las brocolitas en casa. Qué sabio era mi abuelo, que me legó tan útil consejo.

Atemperadas las posaderas, sobrevino una segunda mitad donde se mantendrían los mismos parámetros de dominio local, y donde caerían tres tantos más para el Brócoli Mecánico. La lateral lorquina Carolina, a la que se ve pletórica de fuerza y capaz de subir más la banda, dejaba su lugar a la catalana Carla, produciendo un baile de posiciones en las brocolitas demasiado prolijo de explicar. Que bastante ya se extiende en detalles quien esto redacta.

Estefi se hartaría de asistir de balones a Carmen y Cristina en el monólogo lorquino que siguió. Así, la Pichona lograba el tercero antes de la hora de juego de potente chut cruzado, especialidad de la casa, ante el que la guardameta cartagenera poco o nada pudo hacer. Una ocasión perfecta para afinar la puntería que no desaprovechó la raaleña.

La capitana Blasa también estuvo a punto de apuntarse a la fiesta, y tras cesión de cabeza de Luzme remataba también de testa la de La Torrecilla para que Isa luciera condiciones y desviase. A continuación era Cristina la que se plantaba sola ante el arco cartagenero y se acomodaba el cuero a su pierna izquierda para casi hacer subir el cuarto de potente disparo a la cancerbera visitante, pero el balón acabó por estrellarse en el larguero.

Gisela del Minerva se retira Lesionada

Quedaba media hora, y el objetivo primordial de ambos equipos pudiera decirse que fuera el de no sufrir lesiones, sentenciado como estaba ya el marcador. Pero desgraciadamente para la Minerva la joven Gisela, que hasta entonces había cuajado un partido notable y apuntado un notable talento, giraba mal su rodilla y tenía que ser retirada del terreno de juego entre lágrimas. Desde Lorca, deseamos que no sea daño mayor el de la futbolista cartagenera. Suerte.

Carmen haría subir el cuarto tanto al marcador tras un robo en el centro propiciado por la remarcable presión avanzada de Ángela. Esta vez también de disparo cruzado pero más sutil que el anterior hacía la murciana inútil la estirada de Isa. Y poco más tarde caía casi por necesidad, como la ley de la gravedad, el quinto, en la jugada más elaborada de la mañana. Fue una acción de velocidad iniciada desde el centro por Laura, que abría hacia la izquierda para la posición de extremo de Carla, que cerca de la línea de fondo ponía un perfecto centro hacia el punto de penalti, donde entraba Cristina para resarcirse de su anterior ocasión y batir con calidad ante Isa, superándola de remate colocado. A seguir sumando.

A punto de hacer doblete estuvo Estefi también, al igual que sus compañeras de trío atacante, pero tras la buena jugada colectiva de las brocolitas, driblaba con el balón en sus pies a la portera para a continuación rematar desde posición escorada. El esférico llevaba trayectoria de gol, pero in extremis salvaba la central Noelia sobre la línea de meta, en una meritoria acción defensiva. Como también tuvieron por partida doble de nuevo Estefi y Blasa ocasión de mojar, tras la jugada por la derecha y centro de Cristina. Primero hacia Big Estefi, que remataba para que Eli sacase casi bajo el travesaño, y a continuación el balón caía a pies de la capitana lorquina, quien se hartaba de balón con su pierna menos buena, la izquierda, y el empalme que propinó al cuero desde la frontal del área salía desviado al mismo tiempo que sus entregados admiradores desde la grada jaleaban la jugada. Ansiosos y deseosos todos allí como estábamos porque marcase la ídolo de la afición local. Otra vez será, capi.

Como balance del encuentro para las Féminas, lo mejor de la matinal fue contemplar como se hicieron efectivos tres puntos con los que se presumía contar de antemano, pero que siempre pueden complicarse con los contratiempos que con tanta frecuencia acaecen en un partido de fútbol. Se cumplió por una vez la lógica deportiva en un deporte en el que en tantas ocasiones no lo hace.

Y ahora, para dar colofón a la primera vuelta de la temporada, las de Alicia Burillo tendrán que viajar el día 10 a Albacete para el choque ante unas manchegas que no están haciendo los buenos resultados a los que nos tienen acostumbrados en otras campañas, pero que se presentarán al pitido inicial después de habérselo puesto complicado al líder SPA en Alicante. De añadidura, se encuentran las castellanas prácticamente igualadas con las lorquinas, y ambas escuadras querrán poner tierra de por medio con las posiciones de descenso para afrontar con más sosiego la segunda vuelta. Los ingredientes de tan interesante duelo están servidos. Se lo contaremos…

Os dejamos con la Galería de Fotos del encuentro.

#JugamosConEllas

FICHA TÉCNICA

Brócoli Mecánico Lorca Féminas: Maica; Carolina (Carla) , Luzme, Silvia (Alba), Anna, Blasa, Ángela, Laura, Cristina Martínez, Carmen María y Estefi.

C.D.Minerva: Isa; Eli, Rodri, Noelia, Ana, Marta, Gisela, María Blaya, Campi (Inma), Coto (Ana Rosique) y Leti.

Goles: 1-0 min.4, Estefi ; 2-0 min.34, Cristina Martínez ; 3-0 min.53, Carmen ; 4-0 min. 67Carmen ;  5-0 min.75, Cristina Martínez.

Estadio: Mundial 82 del complejo deportivo de La Torrecilla. Unos 150 espectadores. Mañana fresca, casi invernal.