Llegó el sorteo y a las Féminas les correspondió el Femarguín, equipo femenino de Arguineguín (sur de Gran Canaria), con poco más de 10 mil habitantes, pero que ha dado al fútbol jugadores tan sobresalientes como Valerón, Silva o Aythami. Imaginamos a niños y niñas corriendo durante todo el año detrás del balón, gracias a su benigno y estable clima, queriendo emular y dar continuidad a tamaña producción de magia futbolera. Ahí es nada.

Femarguín resultó campeón de liga regular en el subgrupo 6 grancanario, lo que le dio derecho a disputar la final a cuatro de las Islas Afortunadas. Primero ante el 2º del subgrupo tinerfeño, Echedey, a quien derrotó contundentemente a doble partido (0-4 y 2-0), para a continuación enfrentarse en la finalísima al campeón del oeste, Tacuense, que había eliminado al subcampeón grancanario, Achamán. La ida en Arguineguín acabó con resultado de 2-2, y la vuelta en tierras tinerfeñas también finalizó con igualada, pero esta vez a uno, por lo que se proclamaron campeonas las de la isla del Teide ante nuestras rivales.

Asumiendo que del lado tinerfeño muchas de sus mejores jugadoras habrán recalado en el equipo ascendido a Primera División la temporada pasada, UD Granadilla de Tenerife, en el grancanario habrán muchas ganas de igualar la hazaña y colar un representante en la máxima categoría. Siguiendo tal lógica, jugadoras grancanarias desde el inicio de temporada y recursos económicos después de tocar las puertas institucionales parece que no habrían faltado a  Femarguín, e indirectamente serán las murcianas protagonistas invitadas a la ancestral rivalidad vecinal entre las dos principales islas del archipiélago canario.

Los números de Femarguín en la competición canaria asustan de entrada, 191 a favor por sólo 13 en contra. ¿Tendrían que estar ya en Primera, no? Sin embargo, cabe suponer que es el grancanario un grupo desigual, con bastantes rivales de menor entidad de un nivel asimilable al de un equipo de una autonómica levantina. Resultados de 20-0 o de 25-0 no se cosechan ante un rival parejo, y como éstos hay varios tanteos similares en la temporada de las grancanarias. Aún así, las de Arguineguín son habituales protagonistas de las fases de ascenso en los últimos años, sin ir más lejos el año pasado, cuando sucumbió a doble partido ante El Olivo de Vigo. Y como las casualidades también tienen un límite, cabe adjudicarles el papel de favoritas ante las lorquinas

Podríamos hacer cuantas suposiciones o hipótesis previas se nos antojen, provocadas por la casi total ausencia de información acerca de las isleñas. Sin embargo, habrá de ser la única ley que vale en el fútbol, el desempeño de ambos conjuntos en el terreno de juego, la que despeje las muchas incógnitas que a priori se plantean. Una perspectiva que causa tanto natural desasosiego como apasionante interés. En esto consiste la competición con mayúsculas, la magia de una eliminatoria que decide el ascenso de categoría. Bueno, en realidad sería un primer paso, pues en un segundo enfrentamiento a doble partido las vencedoras habrán de confrontar al equipo triunfador del Betis Féminas – Logroño Femenino. Y entonces sí… la gloria de la Primera.

Las lorquinas afrontan el playoff con la ilusión infinita y la oleada de sentimientos provocados por el inesperado premio de disputar estos encuentros por el ascenso, impensables al inicio de la temporada. Han sido semanas de recuperación de efectivos a marchas forzadas, gracias al parón de partidos. Aunque, caprichos de las fechas, dos de sus titulares habituales, como son María Soto y Tamara, se encuentran durante esta semana previa jugando un campeonanto internacional de fútbol-playa en Italia. Deséandoles fortuna, esperemos que esta preparación en la arena las ponga a tope para el choque del domingo.

Las entrenadas por Ginés Quiñonero habrán de afirmarse en sus mayores virtudes para el encuentro, cuales son la solidez atrás y la capacidad contraatacante de sus puntas. El domingo podría ser muy exigente en cuanto a la temperatura y sequedad ambiental, y las blanquiazules tendrán que saber regular muy bien para aguantar la hora y media de encuentro. Aunque estas eliminatorias siempre cabe calificarlas de “partidos a 180”.

Donde no llegue el resuello de una futbolista lo ha de hacer el de su afición, y el Mundial 82 ya se prepara de gala, con la previsión de rozar el lleno en su gradería. La empresa es difícil, pero desde cada estamento de la sociedad lorquina se ha aportado el granito de arena que siempre suma para hacer el montón. Y máxime en el ambiente de cierta euforia que se respira en la ciudad con el más que posible ascenso del cuadro masculino del Lorca Deportiva ante su rival cordobés. Ya será esto el domingo a la tarde. Suerte, compañeros.

Sufrimiento y disfrute. Dos sentimientos antagonistas que merodearán las mentes de las Féminas durante los 90 minutos este domingo. Contrapuestos, sí, pero para gozar del alcance de las metas que más cuestan bien merece la pena pagar el peaje del sudor y el esfuerzo.

Lorca os apoya. ¡Adelante, blanquiazules!

Podéis seguir el partido en directo en el siguiente enlace 

#LasChicasTambienJuegan