Las Féminas se broncearon en Albacete y se remojaron en Lorca. (3-2)

 Las lorquinas despidieron la fase regular de la Liga de Segunda División con una “dulce” derrota en tierras manchegas ante CD Al-Basit. Conjunto el albaceteño que de haberse desempeñado de la manera en que lo hizo ante las Féminas durante más encuentros en la temporada seguramente no hubiera corrido la adversa suerte de descender de categoría.

La relajación tras alcanzar el hito de la plaza de playoff de ascenso a Primera División pudo más que la ilusión de obtener los laureles del campeón del Grupo VII de la categoría. Ambos sentimientos porfiaron durante los noventa minutos. Acabó prevaleciendo el primero sobre el césped del “José Copete” albaceteño, más seco que un cascabillo en el mediodía de este pasado domingo del mes de Mayo.

Sucumbieron claramente las lorquinas durante la primera hora del encuentro ante el buen hacer defensivo y contraatacante de las juveniles de Al-Basit, quienes cosecharon tres buenos goles antes de que el arreón final en la segunda parte, y tras la introducción de cambios, diese otra cara al marcador. En ningún caso, importante es apuntarlo, hubiera servido siquiera la victoria al conjunto murciano, pues la carambola de una victoria de SPA en Divina Pastora ante el líder Valencia B no se dio al final. Y si bien llegaron a adelantarse las alicantinas, el empuje de las valencianas acabó por darle la vuelta y las convirtió en merecidas campeonas del grupo.

Es humanamente imposible estar siempre al cien por cien. Pero probablemente no hubo toda la tensión necesaria en las lorquinas, también. Con varias novedades en el once inicial, si algún pero cabe poner a la labor del entrenador lorquino Ginés, quizá haya sido el de no tener, dentro de una plantilla bastante amplia, a un mayor número de jugadoras enchufadas y con ritmo competitivo. Porque (aviso, va perogrullada) obviamente juegan once futbolistas de partida, pero el manejo de las rotaciones y, ya en pleno partido, de las sustituciones reglamentarias (hasta las cuatro que se pueden realizar) no ha sido lo óptimo que debiera a lo largo de la temporada que ahora toca a su fin. Me contesto también. Reconociendo que, seguramente, el preparador murciano ha alineado en cada partido a quienes estaban en mejor forma, a las mejores en cada momento. Ahí están los resultados. Pero claro, en todo se puede mejorar. En las crónicas futbolísticas ni os cuento.

Vamos a ello. Con mayoría de lorquinos en la grada, una vez más, y un Sol de justiciera justicia que acabó por abrasarnos a todos como carne a la parrilla, daba comienzo un encuentro que en seguida se apreció de guante blanco y con las albaceteñas con muchas ganas de agradar. Y aunque María Soto había avisado con un tiro de rosca al que separaron escasos centímetros del segundo palo, serían las locales no las que amagaran, sino quienes dieran una colleja en toda regla a unas desconocidas Féminas con su gol en el minuto diez.

La conexión atacante entre una incontenible Lorena, mermada en la primera vuelta pero que en el Copete se salió, y su asistidora en profundidad, Carmen, daba su fruto en una veloz contra, con la punta albaceteña plantándose cara a cara con Maica, sobre la que elevó el esférico con un gran toque para convertirlo en gol. Se vio venir como se ve venir a un elefante en un día claro, oigan.

Mediada la primera mitad, un córner botado por la Soto desde la izquierda era picado hacia el segundo palo por Judith en el borde del área chica. Pero allí se encontraba Arantxa para deshacer el peligro, despejando sobre la línea de gol. Hubiera sido un bonito premio para la central murciana, una de las destacadas en esta temporada, y que puede presumir de la reveladora estadística de haber disputado todos los minutos posibles de todos los partidos. Enhorabuena a la central de nervios de acero y horchata en sangre, tranquila como es ella en una posición siempre tan caliente.

La igualada no llegó, quizás hubiera resultado injusta, y sobre el terreno de cocción a fuego lento albaceteño siguieron imperando las locales, para al poco, e invirtiéndose los papeles asistidora-rematadora del primer tanto, era esta vez Carmen quien aprovechaba el servicio al hueco de Lorena para batir con habilidad a Maica junto al palo. Es lo que tiene no estar jugando a bloque, con más separación entre líneas de la que debiera, y otorgando al rival esas décimas de segundo de más que permiten girarse, pensar y ejecutar. Y si la inspiradísima Lorena supo hacer algo a la perfección fue eso: recibir, voltearse y levantar la testa para repartir juego, para acto seguido salir disparada hacia puerta. Felicitaciones a la delantera de Villamalea.

Las alas lorquinas, Jessi y Toti, lo intentaban, aunque en esfuerzos demasiado individuales. O escasamente acompañadas, que al final el resultado es el mismo: pérdida y contragolpe rival. La raaleña Carmen también probó por la banda derecha, y tras una buena jugada de extremo que la llevó hasta la misma línea de fondo acabó por dar un pase de la muerte hacia el punto de penalti donde llegaba la Soto armando ya su diestra, pero en el último momento acudía a desbaratar el peligro una inspirada defensa blanquinegra.

Más claras aún eran las contras de las locales, en un encuentro que se había comenzado a romper prematuramente hacia el final del primer período, ayudado por el calor reinante. Pero esta vez toparon con una Maica más afortunada y segura en sus salidas y por alto. Cuando el árbitro señaló el túnel de vestuarios las cariacontecidas blanquiazules abandonaron el terreno negando con la cabeza. Hasta la habitualmente bulliciosa afición lorquina llegaron las ondas negativas, y cundió un cierto pesar, porque en ese momento triunfaba SPA en Alicante y era posible aún el sueño de campeonar.

En la segunda mitada saltó la cadete Carolina al lateral diestro de las Féminas por una Esther que no se hallaba en condiciones óptimas, como tampoco Tamara, a la espera de coger ritmo tras su ausencia, quien migró al eje de la defensa. Y Pareció salir el equipo con otro aire, porque al poco una excelente combinación de Carmen y Toti por la banda derecha permitía profundizar a la juvenil hasta la raya de fin de campo, desde donde ponía un certero centro a media altura al que en boca de gol María Soto sólo acertó a rozar. Manos a la cabeza en la grada lorquina. Era una jugada pintiparada para entrar de nuevo al partido, para hacer borrón y cuenta nueva de la mala primera mitad. En la falta lateral que la siguió, la propia Totana probaba a la guardameta Laura, quien respondía bien desviando a córner el chut que buscaba el palo derecho blanquinegro.

Por echarse arriba las lorquinas cedieron más espacio para las mortíferas contras de las locales, que se frotaban las manos viendo el solar que dejaban atrás las blanquiazules, cual si fueran constructores en tiempo de boom del ladrillo. Maica tuvo que abandonar los palos y empezó a dedicarse a barrer los balones largos, con cabeza tronco y extremidades inferiores, que allí fuera las manos estaban vedadas. Sí respondió con su manopla, no obstante, al venenoso disparo de Lorena, quien dispuso tras este rechace de una segunda ocasión de chutar, pero esta vez era Carolina quien mediaba en la situación, interponiendo su cuerpo.

No atendía la punta albaceteña a las súplicas que desde la grada le hiciera quien esto escribe, y continuó su despliegue con gran intensidad para disputarle y robarle el cuero a Tamara y servir un centro mortal de necesidad que Andrea Cortés pudo en última instancia despejar ante Mónica.

Isa Sánchez entró por la almeriense Isika. Otra víctima del poco ritmo de competición la de Antas, a la que hubiera venido de perlas el partido de la jornada anterior que no se pudo disputar por la espantada del CD Zeneta. La oriolana Sánchez de refresco por el centro ciertamente le dio otro aire a las murcianas.

Pero antes de que surtiera efecto el cambio, un nuevo mazazo, el del tercer gol local. Tras una falta en tres cuartos de campo, el disparo de la zurda capitana Eva chocaba en la nube de jugadoras dentro del área visitante, y allí recogía el cuero la internacional Sara Rubio para, también con su pierna izquierda, batir a la guardameta lorquina, y completar una hora de gran juego e intensidad albaceteños, que a la postre desembocaría en justa victoria.

Las lorquinas, no obstante, tiraron de amor propio en el encuentro que tan cuesta arriba se les había puesto, y en la última media hora pusieron cerco a la portería de Laura, para apretar con dos grandes goles el marcador. El primero, una pequeña obra de arte a cargo de Andrea Totana, que resultó en gol olímpico tras un magistral golpeo con el exterior de su pierna derecha, de 3 dedos que dicen los modernos, desde la esquina que sería más natural para una zurda. Como Helena, ausente por lesión.

Y no menos sutil sería el toque de vaselina de María Soto que significó el segundo tanto, tras el balón luchado por Natalia, y que hizo albergar esperanzas. Antes, la propia aguileña había sólo podido peinar ligeramente de cabeza el magistral centro de Carmen. Faltó también, como se aprecia, el acierto de cara al gol de otras jornadas.

No me olvidaré de citar la vuelta a los terrenos de juegos tras su lesión de rodilla, por fin, de la juvenil por ilusión Cristina Hernández. Siempre suma la aguileña fuera del rectángulo de juego, pero en realidad lo que le gusta a ella es lo de “zurrirle” al balón y combatir el estrés. Gracias por tu ejemplo, Cristina.

El marcador no se movería más. Antes bien, lo pudo haber hecho en alguno de los contragolpes locales que acababan en cara a cara contra Maica, quien con mucha intuición y también algo de fortuna evitaría que Lorena cortase dos orejas y rabo.

Así que subcampeonato. Antes del comienzo de la Liga, un sueño. Ahora, un ligero regusto agridulce, pero que pronto se olvidará, y más al recordar con una sonrisa el memorable viaje de celebración de vuelta a Lorca y el posterior recorrido victorioso por las calles de la Ciudad del Sol. Que no podía acabar, el calor invitaba a ello, más que en un remojón parcial en la “fuente de los pescaos” de la céntrica plaza de Colón. Dejaremos el chapuzón total para el caso de subir a Primera.

De momento, las Féminas guardarán en la retina la fiesta y el alborozo allí reinantes, mientras aguardan rival para las eliminatorias de ascenso. Hasta la fecha, ningún equipo murciano ha llegado a tan altas cotas. El listón lo acaban de elevar las blanquiazules de Lorca. Quién será el rival o qué acontecerá en los encuentros por venir “…es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión”, como decía Michael Ende en la Historia Interminable.

Porque eso es lo que está haciendo Lorca Deportiva Féminas. Historia.

#LasChicasTambiénJuegan

Os dejamos con la Galería de Fotos del Partido en el siguiente enlace

FICHA TECNICA

CD Al-Basit: Laura I (Carolina I); Gema (Carolina II), Alejandra, Arantxa, Andrea, Leticia (Nieves), Sara, Mónica, Carmen, Eva (Laura II) y Lorena.

Lorca Deportiva Féminas: Maica; Andrea Cortés, Judith, Esther (Carolina), Tamara (Natalia), Blasa (Cristina Hernández), Isika (Isa Sánchez), Jessi, Andrea Totana, Carmen María y María Soto.

Estadio: José Copete, Albacete. Mañana soleada y calurosa. Césped seco.