Trabajado empate de Lorca Deportiva Féminas ante el líder Valencia CF “B”.(1-1)

Igualada que se intuye justa por los méritos de uno y otro equipo al término de noventa disputadísimos minutos, en el partido cumbre de la jornada 21 del Grupo VII de Segunda Nacional, que enfrentó este domingo de Resurrección a dos conjuntos que compartían el liderato junto a Spa de Alicante. Un choque que pudo prácticamente sentenciar el equipo local en la primera mitad, para en la segunda pasar a ser dominado por las valencianas, que con el bajón físico de las blanquiazules lograban las tablas y al final casi se llevaban la victoria. El empate deja líder en solitario a las alicantinas, que consiguieron triunfar a domicilio frente a Ciudad de Benidorm por 0-1, con gol logrado en el último tramo del encuentro. Y curiosamente por una murciana, Yannel.

Saque de Honor contra el ValenciaEn los prolegómenos del partido, presidido por un impenitente Sol que hubiera demandado para alivio de las futbolistas un riego inicial más copioso que evacuase el calor del césped artificial, se reconocía desde el club lorquino, en la campaña #soyfutbolfemenino la ayuda al crecimiento del fútbol femenino en nuestra localidad a Autocares Antonio Muñoz, (empresa del transporte, que que desde nuestros inicios nos apoya y nos hace mas fácil nuestros desplazamientos) que muy oportunamente delegaba en su pequeña hija el golpeo del balón. Buena diestra la de la chiquilla. ¿Quién sabe? A lo mejor ahí está el germen de una futura jugadora, que sonreirá dentro de unos años al ver la foto.

Asustaba y mucho antes de la disputa del encuentro el gran potencial de las valencianistas, equipo de gran cantera, tanto por calidad como por cantidad, que se “permitía” el lujo de dejar a dos de sus mejores futbolistas en Valencia, Marta Peiró y Paula Sancho, que sí jugaron en la ida en Paterna. Exactamente, fueron ambas reclamadas para el equipo “A” del Valencia CF en su encuentro de Primera División ante las zaragozanas del Transportes Alcaine. Ahí es nada. Eso es gran fondo de armario, o mejor, de banquillo, con dorsales que llegan incluso hasta el número 30, de jugadoras en plantilla.

Once Inicial ante el valenciaPor el Lorca sobresalía la presencia inicial en el once titular de su capitana, Blasa, que se perdió la ida, y bien que lo notó el equipo. Con ella en el campo, se esfumó de un plumazo la sensación de inferioridad que se respiró en Paterna en la primera vuelta. También en el banquillo figuraba la goleadora María Soto, que saldría en la segunda mitad. A reseñar además la titularidad de la central Erica, la mejor en la ida, en detrimento de Ángela.

Si alguien llegó tarde por el asunto del cambio de hora o estaba aún saludando a conocidos sin atender demasiado a los compases iniciales, se perdería a los cinco minutos una de las jugadas clave. Era la primera pelota en el área visitante, que llegaba dividida entre Carmen y una defensa del conjunto que vestía ‘senyera’ y pantalón azul. Ganaba el duelo a media altura la murciana, que se anticipaba estirando la pierna y lograba contactar con el balón. Una décima de segundo después llegaba, tarde, la zaguera, impactando con el tobillo de la Pichona. El campo visual totalmente despejado, cosa que no sucede por ejemplo en los poblados córners o en las faltas laterales, permitía que a escasos tres metros el árbitro asistiese en una privilegiada primera fila al contacto, y no dudó en señalar el punto de penalti. Tan innecesario como reglamentario. Y la Pichona no perdonó. En un fantástico golpeo del cuero, fuerte y junto al palo derecho, hizo inútil la también excelente estirada de la guardameta valencianista María. Ese disparo no lo hubiera desviado ni un portero de élite masculino. Idea para un reto, vayan inscribiéndose, cancerberos…

 

Se ponía realmente bonito el encuentro para las Féminas. Pero los filiales son conjuntos muy particulares. Integrados por jugadoras jóvenes de ilusión infinita, no atienden al marcador, sino a acumular méritos para ascender deportivamente, a Primera División incluso, como lo han hecho ya dos de las valencianistas en esta misma temporada, según se ha reseñado anteriormente. Y talento atesoran a raudales jugadoras como la mediocentro María Requena o la mediapunta Cristina jugando entre líneas, curiosamente las autoras de los dos goles de la ida. Se echaron a su equipo al hombro y fueron torciendo poco a poco el brazo del pulso con las Féminas con el transcurrir de los minutos. Surtían ambas de balones a quien fue un puñal por el extremo derecho, Ortiz, jugadora que permaneció practicamente todo el encuentro pegada a la línea lateral, haciendo bien ancho a su equipo, y protagonizando una pesadilla para Esther, la voluntariosa lateral lorquina, que aún no estaba al 100% tras su lesión. Se echaría en falta a la veloz Andrea Cortés cuando su cuerpo dijo basta en la segunda mitad.

Erika y Judith hicieron en el eje de la defensa un partido muy serio, no les quedó otra, y se multiplicaron para ayudar a sus compañeras de banda. Aunque después del gol el encuentro pareció, falsamente, bajo control: hasta la Dama de la Destrucción se permitía hacer un señor sombrero en el medio del campo. Sin embargo, la sensación de peligro de las visitantes fue constante, y las valencianistas lucharon cada balón como si en ello les fuera el ascenso. Que no es el caso, aunque sí que aspiran a lograr el título de Liga. Cosa curiosa de observar fue que lo meticuloso que estuvo el colegiado con la pena máxima señalada no se correspondió en el resto del encuentro con la cantidad de contacto y ardor guerrero que permitió en el centro del campo. Que hasta Isa Sánchez, que no había posado en el calendario del equipo, a punto estuvo involuntariamente de mostrarse al respetable en ropa interior por el terco agarrón a su pantalón por parte de una oponente. Un mono a un árbol no se agarra con mayor firmeza, para quien no lo viera.

Sin acontecer grandes ocasiones, no obstante la presión avanzada que ejercían ambos conjuntos en campo rival hacía prever jugadas de peligro de no estar finas las zagueras al sacar el balón. Así, por ejemplo, tenía Sara que cruzarse en jugada franca ante Carmen, tras el robo de Jessi. Y la propia Pichona era cazada en fuera de juego tras el contragolpe después de recuperación que llevara Toti por su banda derecha. Las valencianas, sabedoras del peligro de las contras, aunque subían hasta siete jugadoras al remate, procuraban siempre finalizar la jugada con disparos, aunque ninguno se dirigiera entre los tres palos. La famosa consigna de acabar jugada, para inmediatamente colocarse en la fase defensiva.

Sí que apuntaría Carmen María entre palos y travesaño al filo del descanso, en lo que pudo ser, pero no fue, el segundo para el Lorca. Fue tras un regalo de la lateral izquierdo valencianista, quien cedió a su portera sin apercibirse de la presencia al borde del área grande de Carmen, que quedaba perfectamente habilitada y sola frente a la guardameta por tratarse del pase de una rival. La raaleña dispuso tiempo para controlar y pensárselo mientras hacía incursión en el área por el costado derecho. Mientras, las defensas intentaban rectificar, corriendo hacia atrás como posesas. Y al final, allí que disparó Carmen, con la arquera a media salida, queriendo achicar el marco pero sin avanzar demasiado para no ser recortada por la raaleña. Y se probó una maniobra acertada, pues el disparo, aunque potente, llevó trayectoria de colisión, topando con el cuerpo de María y siendo rechazado por la línea de fondo. Lo que hubiera sido gol psicológico y casi sentencia, pues era el minuto 43, se tornaba en esperanza y estímulo para las visitantes tras ver la cosa realmente negra. Tiremos de tópico: así es el fútbol.

Porque además durante el descanso habría de ser sustituida Helena, con esguince de tobillo después de sufrir una fuerte entrada. Pese a que iba a ser sustituida por la esperada María Soto, la vocación de una y otra no es la misma, y siendo de actitud más atacante la rubia aguileña, iban las Féminas a quedar en cierta inferioridad por el centro en la segunda parte.

El estadio del Mundial, felizmente poblado de espectadores, entre los que contábamos con grandes deportistas que aprovechan para venir a vernos cuando sus compromisos se lo permiten como eran Juanfran Guevara y la pareja Fran Tomas y César Menéndez (Campeones de España de Voley Playa), patrocinadores y así  hasta un número que rondó los trescientos; como decíamos el estadio carece de protección frente al rigor de los rayos solares, con lo que durante el descanso hubo desbandada hacia la cantina en busca de avituallamiento líquido. De haber allí crema de protección solar, quizá también se hubiera agotado.

Como queda reseñado, salía Soto en la segunda parte después de varios encuentros sin participar, y se la vio ciertamente con muchas ganas de agradar tras su ausencia, que derivaron en algo precipitación, costándole encontrar la mejor opción: tirar o pasar, regatear o soltarla, darla al pie o al hueco… Ya se desquitará contra Alhama la crack aguileña, es lo que todos deseamos.

Detalle inequívoco de que los filiales van siempre a tope, estén dos goles arriba o tres abajo, es a la amonestación al entrenador valencianista en los compases iniciales tras la reanudación. Avanzaron líneas sus discípulas e intensificaron la presión sobre unas lorquinas en las que el calor y el esfuerzo acumulado empezaban a hacer mella. Y en un error defensivo llegó el gol valencianista.

Fue en una jugada de agobio en la salida del balón lorquino, en la que Tamara no supo o no pudo encontrar la manera de poner hacia delante el balón, con las visitantes cubriendo todas las líneas de pase. Así que decidió jugar hacia la guardameta Maica, que hasta entonces había solventado con suficiencia el poco peligro efectivo sobre su marco. Quiso la buena guardameta de la capital controlar y no rifar el balón, con lo que desaprovechaba la energía con la que, por raso, le venía la bola, y no darle un topetazo directamente de primeras. En cambio, lo paró y buscó una destinataria del cuero, mientras que se le iba echando encima la delantera. Al cabo, tuvo que desprenderse de la bola, y con tan mala fortuna de que el envío, corto y centrado, acabó a pies de la capitana valencianista, María Requena, autora también de un gol de larga distancia en la ida. Disparaba la mediocentro desde la corona del área seco y golpeaba el esférico el palo izquierdo de Maica. La mala suerte quiso que el balón rebotara a continuación en el dorso de la guardameta tirada en el suelo, para volver hacia atrás y traspasar muriendo la línea de gol. C’est la vie! Quedaba un encuentro de media hora, con un calor sofocante y ante unas rivales muy enteras.

Y fueron treinta minutos de gran sufrimiento y esfuerzo por mantener la posición a cargo de las lorquinas, a partido roto. Con un mejor manejo de los cambios y el refresco físico que suponen, pudo desequilibrar la balanza la extremo Ortiz por las valencianas, pero también para las blanquiazules la aguileña Jessi. A puerta vacía, y después de un mal despeje de la guardameta visitante, lo intentó la menuda aguileña desde más allá de la línea de tres cuartos, pero el lanzamiento salió defectuoso y toda la grada puesta en pie bien que lo lamentó. No era fácil.

La lucharon hasta el pitido final las lorquinas, destacando las tentativas de Carmen y Toti, pero fueron frenadas por la contundente Lili, que hizo merecimientos para ser expulsada aunque recibiría sólo una amarilla, sus intentos acabaron en frustración. A la conclusión era un poema ver el estado de las piernas de Totana, Blasa o Erika, quemadas por el roce contra un césped que debió ser regado más abundantemente antes del inicio. Y en el descanso, cosa que no se hizo. A quien corresponda.

Sólo el recuento de puntos final servirá para dilucidar si el punto obtenido por las Féminas será insuficiente o bien de oro. Con la visita pendiente a Alicante, el equipo lorquino depende de sí mismo. Como ésta será en la antepenúltima jornada de las cinco que restan, las dos próximas, de visita a las vecinas alhameñas y posteriormente recibiendo a Villarreal, marcarán con fidelidad las opciones antes del enfrentamiento directo. Así como los propios resultados que cosechen las alicantinas, que tienen un calendario realmente complicado por delante.

Las espadas están pues en todo lo alto. Estas jugadoras lorquinas siguen sin escatimar en esfuerzos por alcanzar el premio de jugar los playoffs de ascenso a Primera, cuando los objetivos iniciales eran más modestos. Así que ni un solo pero, antes bien, felicitaciones y agradecimiento por la lucha y el buen hacer futbolístico, que engancha cada vez a más y más aficionados.

Afición a la que emplazamos para que acuda a la vecina localidad de Alhama este próximo primer domingo del mes de Abril a las 17:30 para apoyar a su equipo en el derby murciano. Allí os esperamos.

También saben sufrir cuando toca. #LasChicasTambienJuegan

Os dejamos con la Galería de Fotos del Partido Ver Fotos

Crónica de Carlos Pardo

 

FICHA TECNICA

Lorca Deportiva Féminas: Maica; Tamara, Esther, Judith, Erica, Blasa, Helena, Jessi, Toti, Isa Sánchez y Carmen. Suplentes: Laura, Ángela, Natalia, María Soto y Mari Huertas.

Valencia CF “B”: María; Lidia, Lili, Neus, Sara, Claudia, María Requena, Helena, Cristina, Insa y Ortiz. Suplentes: Ana, Pipa, Anita, Gema y Medina.

Goles: 1-0 min.5 1-0 Carmen, de penalti. 1-1min.63 María Requena

Estadio: Mundial 82, La Torrecilla (Lorca). 300 espectadores.