Lorca Deportiva Féminas devuelve la moneda en Mislata. (0-1)

 IMG_3002Se antojaba vital para las aspiraciones la victoria de este pasado domingo en tierras valencias, y las lorquinas no defraudaron, logrando vencer a domicilio en la 19ª jornada de este Grupo VII de Segunda Nacional. Sumados a la derrota de SPA Femenino en tierras de Aldaia, los tres puntos obtenidos ponen de nuevo el empate a puntos de alicantinas y murcianas en la clasificación, y además a tan sólo dos puntos del liderato que continúa ostentando aunque con menor margen el filial valencianista, que pinchaba en Albacete. Así que fin de semana realmente propicio para las Féminas.

Que el peso de los esfuerzos en la temporada se va notando en las Féminas a pocos se les escapa. Que el transcurrir de las fechas merma sin excepción a todos los equipos de esta igualadísima categoría, también, pese a que estemos ensimismadas como estamos en los asuntos propios. Pero es exactamente así, y conforme se van recibiendo rivales en casa o rindiendo visita a otros, se aprecian el desgaste y las bajas. Por el Mislata, en este caso, junto a varias respecto a la primera vuelta, destacaba sobremanera la de su gran capitana Lorena, lesionada de rodilla y la que deseamos pronta recuperación. En las lorquinas, junto a la ausencia muy notable de María Soto también se contaban, por los más variados motivos, las de Esther, Isika, Carolina, y las tres Cristinas.

Así que, cuando al acabar el largo viaje hasta Mislata y media hora antes del pitido inicial, se corría la voz de problemas gastrointestinales (que es la forma fina de llamarlo) en varias piezas clave del equipo, cundió la alarma, ante la importancia de los tres puntos en disputa. Por fortuna, el aligeramiento del cuerpo no fue cortapisa para que las afectadas (como pista diremos que son ya de por sí futbolistas muy muy veloces), cumpliesen con nota en su actuación. ¡Lo que no les pase esta temporada a las Féminas, para bien o para mal,…!

Recuperaba, eso sí, el cuadro lorquino a la talentosa Erika, baja desde hacía más de dos meses por la lesión en el brazo que se produjo ante Zeneta en la penúltima jornada de la primera vuelta. Saldría en la segunda parte a sumar minutos y coger ritmo, aunque la dudosa elección de los tacos en sus botas provocó que la cartagenera anduviera por los suelos más de lo que hubiera deseado, dando más suspense si cabe a los minutos finales. Pero no adelantemos acontecimientos.

O sí. En los tres primeros cuartos, salvo una jugada aislada, el dominador claro del encuentro fue el equipo blanquiazul, frente a su rival blanquinegro. Y es que salieron muy decididas las lorquinas, presionando muy arriba. Tanto que a los dos minutos, el robo de balón de Andrea Cortés (o Torrevieja, o incluso Torrecilla, para alguno) acabó siendo servido para Carmen, quien se giraba como sólo ella sabe hacerlo y largaba un zapatazo violento que dio en el palo por fuera, cerca de la base del poste derecho de la meta mislatera. La cosa prometía.

Contestaban las valencianas con el balón parado, colgándolo hacia el área de las Féminas casi desde cualquier posición, con hasta ocho futbolistas blanquinegras allí aguardando, destacando de cabeza la central Andrea. Un juego digámosle práctico con el que se han embolsado no pocos puntos, bien de remate directo, bien de segunda jugada con los rechaces y las bolas muertas. Si atendemos a las pequeñas dimensiones del terreno de La Canaleta es bien entendible esta táctica. Pero allí respondían bien las blanquiazules Ángela y Judith, imponiéndose casi siempre en el juego de la pelota a la olla, y también una muy segura guardameta Maica. Se podía escuchar desde la grada cómo dirigía a su zaga la cancerbera capitalina, jugadora callada como es, más de acción que de palabra. Cuajó una actuación notable. Bravo por ti, Maica.

Ciertamente, hubo mucho contacto físico en el partido, se oía con claridad el choque de las botas, pero el árbitro no sólo dejaba jugar como si nada, sino que cuando señalaba infracción, por patada alevosa, o agarrón de esos que no se suelen perdonar por cortar contragolpes, o incluso por manos voluntarias,… ¡ni siquiera mostraba amarilla! Al cabo se vio que el rasero iba a ser el mismo para ambos equipos. Aún así, que no se le escapase el partido de las manos quizá tuvo como clave que las futbolistas mislateras tuviesen previamente interiorizado el hecho de estar salvadas ya del descenso con casi total seguridad. Cosa que da tranquilidad, claro está. Pero lo prudente, y ya me repito con respecto a otras crónicas, probablemente fuera abusar un poco de pito y cortar de raíz los brotes de antideportividad. Luego acontecen lamentables episodios de violencia como el que se ha producido en el Grupo IV en esta misma jornada y que han sufrido en sus huesos las futbolistas de un club cacereño… hechos que ya hemos condenado desde nuestras redes sociales y que aprovechamos para volver a condenarlo desde esta crónica (ver noticia). Siempre #JuegoLimpioyRespeto

No mostró, como señalamos, ninguna tarjeta, pese al juego duro comentado. Por fortuna no derivó en lesión grave, pero puede que sí en más de una uña negra. Ni amarilla, ni roja. Ni se les apreciaban sobresaliendo del bolsillo. A lo mejor, como hacía mi extrañada abuelita María, tomaras notas, los cambios, en el cartoncillo de algún envase medicinal. Difícil de apreciar por la distancia, aunque puede que el envoltorio fuese de una cajita de “Arbitrifén”, o más probablemente, de “Fortasec”. Por suerte, sus auxiliares lo hicieron bien con los fueras de juego, pese a que el más cercano a mi posición no paró de bostezar en todo el encuentro. ¿Resaca fallera? Quién sabe.

Por la izquierda estuvo muy activa subiendo y doblando a Jessi la torrevejense Andrea, que se entendió bastante bien con Helena, para mediante apoyos conseguir profundizar hasta la línea de fondo, pero ya dentro del área se cruzaba una defensa local, antes del pase de la muerte, para ceder a saque de esquina. (Me disculpen las futbolistas rivales si no reseño su nombre, pero a ras de césped es realmente difícil)…Como decíamos, córner… en el minuto de los dos patitos. Pero al servicio magistral directo a cargo de Andrea Totana llegó certera de puntera una zaguera mislatera para despejar bajo palos, cuando había sido superada ya la guardameta Carolina. Estamos en año olímpico, y la Toti está tentando el gol de igual apellido. Sin obsesiones, llegará.

Se pudo observar también durante el partido lo que pareció una consigna de Ginés para intentar el disparo de larga distancia por las lorquinas. Carmen, Helena o Tamara tentaron sin éxito esa suerte. A destacar el buen partido de la veterana lateral, muy centrada en su tarea, y que en una buena acción recuperaba el esférico para meter un pase largo y profundo para Carmen María, allí donde las porteras dudan si salir o no. El caso es que la guardameta Carolina llegó tarde al encuentro de la blanquiazul, pero no lo hizo mal del todo. Porque no picó en el penalti, y además al menos provocó que la Pichona tuviera que regatear hacia afuera, y, ya demasiado escorado, su disparo a puerta lo sacaba la zaga.

Faltaban cinco minutos, y hubiera sido bastante injusto, aún en un deporte que no conoce de justicia tantas veces, que en el único acercamiento peligroso se hubiese adelantado el conjunto local. Fue en una rápida jugada por la izquierda, desde donde Anabel enviaba un centro cruzado que superó a Andrea “Torrecilla” por el bote alto y caía a pies de Irene en el segundo palo. Golpeó con potencia las blanquinegra, pero una Maica bien colocada repelió en primera instancia como pudo, y a continuación estuvo presta para salir de palos y alejar el peligro con el pie.

Aún al filo del descanso tuvo una Carmen María, cuando el despeje contundente de Ángela se convertía al borde del área en una asistencia para la Pichona, al borde del fuera de juego y justo sobre la línea frontal del área. La delantero, quizás creyéndose en “orsay” o con las defensas más próximas de lo que en realidad estaban, armó con premura su diestra y disparó sin éxito, cuando podría haber controlado y continuado hasta mejor posición dentro ya del área. Lástima, éstas no suele perdonarlas la raaleña.

Sin cambios y con el Sol en lo alto iba a comenzar la segunda mitad cuando llegó la noticia de que SPA iba perdiendo 1-0 en Aldaia. Tenían por tanto las Féminas una oportunidad única para acercarse. Había que morir intentando el gol sobre el desgastado césped mislatero.

Carmen, aunque ha estado entre algodones, salió con renovada energía, y a los tres minutos eludía el fuera de juego por la izquierda del ataque lorquino para presentarse en el interior del área. Pero de nuevo marraba la ocasión, al cruzar demasiado ante la salida de la portera. Difícil decir por cuánto se fue ese disparo para los que teníamos peor perspectiva. No más de un palmo, ¡si hasta “cantemos” gol!, como simpática aunque erróneamente decimos por Murcia. Toti había llegado en el segundo palo para arrastrar a una defensa y dejar franca a la Pichona frente a la puerta local. Pero ni aún así pudo ver puerta la killer murciana.

Con las lorquinas volcadas, acto seguido tuvo Judith con mucha sangre fría y en soledad dentro del área que vérselas ante tres atacantes locales para conseguir sacar un balón que llevaba peligro de gol desde que la guardameta Carolina lo sacara con grave riesgo para eludir la presión de las Féminas. Gran jugada local, pero el fantástico esfuerzo de la central capitalina abortó la misión mislatera.

Al poco, cercana la hora de juego total, el gol que a la postre iba a significar los tres puntos blanquiazules. La oriolana Isa Sánchez, que se había quejado de dolor de cabeza durante el viaje, colaboraba hasta entonces en la presión de la salida de balón mislatero, aguardando agazapada su ocasión mientras veía cómo se sucedían las de sus compañeras sin premio. Había venido a verla su mentor en el mundo del fútbol, Javier Arenas, quien primero vio el talento y la picardía de la niña Sánchez, y que la llevaría a probar con grandes equipos. Allí estaba, en la Canaleta, para ver a su otrora pupila, y tuvo la gran fortuna de presenciar el debut goleador de Isa en esta temporada, que por muy mala suerte tantas jornadas tardó en producirse.

Fue en una jugada muy de Isa, de picardía, durante la presión en tres cuartos de cancha, cuando lograba aprovechar el fallo de la guardameta en el servicio en largo en primera instancia, y a continuación el de una defensa, cuyo despeje se convirtió en la gran asistencia que la oriolana buscaba impaciente. Se plantaba delante de la portera y la superaba por bajo en la salida, para júbilo de todos los aficionados que la alentamos desde las gradas. Enhorabuena, Isa, ojalá sea el primero de muchos con la camiseta blanquiazul. Se hizo esperar, pero valió la pena…y tres puntazos.

Salía Erika al poco por la oriolana, que recibía su merecida ovación a la constancia. Cumplió la cartagenera, como apuntábamos, aunque con continuados costalazos por el problema de agarre de sus botas. Aún con ese hándicap, dispuso de su ocasión en el segundo palo, tras centro de Carmen, pero el desequilibrio le impidió precisar el remate.

En el último cuarto del encuentro quienes salieron de la cueva fueron las mislateras, que repentinamente pasaron a tener prisa por llegar arriba cuanto antes. Justicia poética la de este apresuramiento del Mislata, después de la hora de suplicio con fingimientos y pérdidas de tiempo que tras adelantarse en el marcador hicieron padecer a las Féminas en el encuentro de la primera vuelta en el Mundial 82. Moneda devuelta.

Pese al empuje de su capitana Miriam, que lo intentó de lejos con el pie y de cerca con la cabeza, el cuadro local tropezó en todo momento con el postrer esfuerzo defensivo de las lorquinas, bien arengadas por su capitana Blasa hasta el final. Y en última instancia tropezaban las mislateras, en particular su buena extremo izquierda Sandra, con el buen hacer de Maica bajo los palos murcianos. Carmen tendría aún otra ocasión final para terminar con el padecimiento, y tras pase de Erika, pero de nuevo no vio portería, como si quisiera “guardarse” los goles para otra ocasión en que se necesiten más. Así sea, Pichona. Con sufrimiento, la victoria supo mejor, y la piña final de las jugadoras fue de las apretadas de verdad.

Aún habría postre tras la victoria de las Féminas, vía Twitter, con el trepidante final del encuentro de Aldaia, cuando a la igualada de las alicantina tras convertir el rechace de un penalti errado por ellas mismas, respondía ya en descuento la goleadora aldaier Raquel Pinel, una de las futbolistas más prometedoras de toda la categoría, con el segundo tanto, el de la victoria por 2 a 1, que ponía a su club de nuevo en la lucha por el playoff y a las Féminas en la segunda plaza, igualadas con SPA.

Conocido el tanto de la derrota de las alicantinas, el grito de júbilo en las duchas de las jugadoras lorquinas se pudo escuchar nítidamente en los aledaños de los vestuarios, atestiguando la gran ilusión de ver acercarse su objetivo. Aún siete partidos les aguardan.

¡Hasta el final a pelear, vamos Lorca Deportiva Féminas!!!

#LasChicasTambienJuegan

IMG_3011