El Elche Femenino supera con claridad a un espeso Lorca Deportiva Féminas.(2-1)

Once Inicial ante el ElcheQue las derrotas de las Féminas tenían que aparecer antes o después a nadie se le escapaba. Siempre son posibles, y no por eso menos dolorosas. Pero llegar, desde luego que llegan. Porque las jugadoras son humanas y tienen también días sin el físico a tope, sin claridad de mente para ejecutar un plan de juego, con suerte caprichosa y esquiva, y ante todo… con un rival enfrente que siempre lo intenta poner muy difícil. En este caso, el Elche CF Femenino, que salió triunfante con justicia del terreno de juego de Altabix. Jornada 15 de la segunda vuelta en este súmamente igualado Grupo VII de Segunda División Nacional.

Los equipos rompen con este resultado sus rachas, ambas con la misma fecha de vigencia. Pues si las ilicitanas no conseguían sumar de tres en tres puntos desde el pasado 8 de Noviembre, en la jornada octava, así mismo las lorquinas desde idéntico día no perdían en Liga, con una racha de imbatibilidad que las había conducido al liderato del grupo. Aderezado además éste con el relumbre que dio a las Féminas el foco de atención de los medios de comunicación por su ya célebre almanaque. Que, aviso para rezagados, aún se puede adquirir al precio de 10€ en este enlace, siendo de gran utilidad para conocer en qué fecha se levanta uno cada mañana mientras se pesa en la báscula, por ejemplo.

Enfrentar a un rival con la emergencia de puntos como la que tenía el cuadro ilicitano nunca es fácil. La necesidad agudiza los sentidos y tensa los nervios, es cuestión de supervivencia. O las franjiverdes ganaban, o podían ver cómo se alejaban sus enemigas directas y menguaban sus opciones de salvación. Y como una final se lo tomaron. Las lorquinas por el contrario no supieron o no pudieron afrontar el choque con la mentalidad necesaria. Más que complacencia por los éxitos o las distracciones mediáticas, las de Ginés parecieron en general tocadas en lo físico. Y donde no llegan las piernas, la cabeza tampoco lo hace. Mientras que las franjiverdes tuvieron dos semanas de preparación del partido, a las lorquinas pareció pesarles su esfuerzo por no querer desentonar frente a la selección absoluta de Rumanía, en un histórico encuentro internacional para el club, y del que se llevó también algunas cicatrices. O quizá se encuentren la blanquiazules lastradas por las cargas de trabajo que desde la dirección técnica se les han administrado con la bienintencionada pretensión de no sufrir el “bajón de las segundas vueltas” que en temporadas precedentes tuvieron.

A saber, seguramente hay muchos factores detrás del mal resultado encajado. Aunque todo podría haber resultado muy diferente si en el primer minuto del encuentro el gran testarazo tras centro de saque de esquina a cargo de Andrea Totana que conectó la mazarronera Ángela Arias no hubiera sido devuelto al córner con una felina mano de Evelyn. Las blanquiazules dispusieron de hasta cinco saques de esquina en los cinco primeros minutos, con el peligro añadido del viento racheado que soplaba en esta primera parte hacia la portería local. El gol y el golpe moral habrían deparado probablemente un partido muy diferente. Pero no subió al marcador, y lo que hubiera supuesto corresponde ya al terreno literario del fútbol-ficción. Tampoco logró mojar Carmen, que en una de las mejores acciones blanquiazules del partido, culminaba con un disparo demasiado cruzado y desde dentro del área la asistencia que le había puesto María Soto, tras un arranque hacia el ataque que emprendiera Judith desde la cueva. En nueve de cada diez ocasiones no hubiera perdonado el gol la Pichona. Pues esa fue la otra, la diez. Parece que incluso tenían el “karma” bastante negativo las Féminas, por lo que parecía. Y luego se confirmó. Pues al cuarto de hora cambió el panorama. Las ilicitanas tenían un plan.

Siendo un equipo que quiere tener una buena salida del balón, se sirvieron de encontrar a un Lorca volcado y con la intención de aprovechar el viento de popa para interpretar con inteligencia su juego de contragolpe. Tras robo, el balón tocado por Selena de espaldas en el centro servía para que la imperial Mari Ángeles o la escurridiza Elisa lanzaran la asistencia para las carreras de quienes salían disparadas como posesas y demostraron ser auténticos puñales: Alba, pero sobre todo, Alicia.

Con más frescura física por las Féminas no lo hubieran tenido tan sencillo, pero en el mediocentro Blasa e Isa Sánchez acabaron frustradas y ofuscadas sin conseguir abortar la salida de las ilicitanas. Llegar tarde a la presión es sinónimo de que tu línea va a ser sobrepasada. Y si bien en un principio Judith conseguía rectificar al borde del área blanquiazul, conteniendo las carreras locales a base de su innata velocidad, Ángela y Tamara sufrían lo indecible a la hora de recular. Porque había plantado además el Lorca su línea de zagueras, más fuerte que rápida y como se comprobó, mermada, casi en el centro del campo, entrando en la trampa de un Elche agazapado.

Puede que los galones del liderato obliguen en cierta forma a llevar el peso de los partidos y a tener que subir “parriba” (simpática redundancia ésta, muy del hablar lorquino). Pero como ha quedado dicho al hablar del tono físico lorquino del presente, la situación quizá invitaba más a situar la tal línea unos cuantos metros más próxima al área, ¡que las lorquinas también interpretan a las mil maravillas el juego de contrataque!

Además, por una cuestión de retraso en los plazos para recibir un alta médica federativa (otra lacra más al debe del fútbol femenino) que la eléctrica central cartagenera Erika, elegida mejor jugadora en la ida, no pudo estar disponible. Y francamente se la echó en falta con esa línea defensiva tan adelantada.

A la media hora, a la lateral murciana Tamara el cuerpo le dijo basta, y hubo de ser reemplazada por Esther, también tocada físicamente tras el enfrentamiento internacional de San Pedro del Pinatar. Brava como es, la de Guadalupe arriesgó. Al poco, se produjo una buena ocasión visitante, de las pocas que consintieron unas jugadoras locales muy bien plantadas y activas, en un pase que Carmen María lograba poner raso en la derecha, al espacio, para que María Soto lo corriera. Llegaba la aguileña al mismo tiempo que la portera, que no logró más que rechazar, favoreciendo el rebote a María, quien con la guardameta fuera de palos pero bastante escorada desgraciadamente enviaba al lateral de la red. Nada salía.

Acto seguido obtenía el Elche el premio a su mayor equilibrio. Era Elisa, quien antes había hecho intervenir de mérito a Maica en un balón muerto fruto del balón parado, y tras el robo en el círculo central sobre la salida de balón lorquino, quien conseguía localizar la bola a espaldas de la defensa hacia su compañera Alicia. Con habilidad de delantera aguantó pacientemente la ilicitana mientras amagaba con el cuerpo a que la cancerbera murciana se venciera al suelo, para acabar recortando y enviando el cuero a las mallas lorquinas. Con suspense, entró llorando, de lenta que se le veían los pentágonos y los hexágonos tras ser frenada por el viento, y junto al palo izquierdo de Maica.

Mal augurio, pues aunque quedaba una hora de juego, las Féminas no habían levantado un marcador adverso en lo que iba de temporada. Un avión surcaba el cielo del ventoso Altabix en el mismo momento. Y, lo que era peor, el Elche seguía llegando en superioridad numérica en sus contras hacia el área lorquina. Que llegara el descanso sin mayor daño para intentar el reordenamiento de las ideas por técnicos y jugadoras lorquinas hasta se agradeció.

La grada lorquina, poblada por en torno a medio centenar de seguidores vio algo de esperanza cuando al comienzo de la segunda mitad salieron las Féminas con nuevo brío, con un tímido remate lejano de Blasa. También se atisbó un intento de cambio de rumbo con la entrada de la veloz Andrea Cortés por Isa Sánchez, sorprendentemente desdibujada, habida cuenta los últimos buenos partidos de la oriolana. Pero pronto se encargaron las locales en enfriar los ánimos, primero con un doble centro que se paseaba por el área lorquina y a los que ni Alicia ni Cristina pudieron hincar el diente. Y por supuesto, más tarde con la dentellada definitiva al marcador, obrada en un excelente golpeo directo desde tres cuartos y cercana a la línea lateral a cargo de la jugadora más destacada ayer, Mari Ángeles, que supo además servirse del viento en la curva que trazó la bola con su perfecto golpeo de empeine para limpiar de telarañas la escuadra izquierda de la portería defendida por Maica, que nada pudo hacer.

Muy cuesta arriba se les ponía la cosa a las blanquiazules, que sin embargo no cejaron en su esfuerzo, aunque poniendo demasiado énfasis en la conducción del balón. Los goles en contra pesaron en la frescura de ideas, y mucho. La llevaban muchos metros junto al pie y sin fruto las Jessi, Totana, Carmen… Sobre todo Helena, con su clase habitual, pero partiendo la habilidosa zurda de posiciones demasiado retrasadas, desde un lateral izquierdo en el que la capitalina cumple pero malgastando su capacidad de desborde en zonas intrascendentales. Ruego al cuerpo técnico que busque encaje a esta sensacional jugadora más cerca del área, allí donde arriesgar con el regate es virtud. Se debe encontrar la fórmula para que no se desperdicie este talento de la murciana, miembros del equipo técnico lorquino. A rascarse el coco… y gracias por anticipado. Ánimo, seguro que se puede.

Con los nervios aflorando en las lorquinas y el reloj avanzando implacable, las ilicitanas acumularon aún más jugadoras atrás. Y se cumplió el guión tan habitual del equipo que marcha en desventaja, y como las fichas del dominó, con la mala cabeza y la precipitación sobrevinieron las pérdidas, con las pérdidas las contras… y las locales que aún pudieron incrementar su renta, en primer lugar por mediación de nuevo de la goleadora Alicia, cuyo intento frustró Maica en una fulgurante salida para cubrir el marco. Y más tarde por bajo con su brazo izquierdo desviaba la buena cancerbera murciana el disparo colocado desde dentro del área a cargo de Selena.

Ni siquiera los rechaces de los centros al área tenían la fortuna de caer a pies de las lorquinas, y las dos líneas ilicitanas parecían por momentos infranqueables. Demasiadas piernas y cuerpos se interponían. En una jugada de extremo lograba Toti poner un centro diáfano desde la línea de fondo, pero el balón le quedó ligeramente alto para la cabeza de la Soto en el segundo palo. También dispusieron ambas jugadoras, Toti y Soto, de sendas faltas, pero la guardameta Evelyn en dos tiempos o el aire de cara se encargaron de frenar los intentos.

Para mayor desventura, y en una jugada fortuita en la que Jessi se adelantaba y ganaba un balón dividido a Blanca, ésta golpeaba por detrás al pie apoyado de la luchadora aguileña, que maltrecha tuvo que ser sustituida por Isika. Antes ya había dejado su lugar en el once Blasa a Natalia, pero no cambiaría la tónica. Si bien se apreció el órdago de Ginés Quiñonero por probar cosas con los cambios, a la postre se demostraba que no habría antídoto para las dolencias del juego blanquiazul en Altabix.

Gol de A. Cortés contra Elche CFOrgullosas como son las Féminas, persiguieron el tanto de la honra hasta el último instante y éste llegó ya en tiempo de prolongación, cuando un pase diagonal de Toti hacia el lado opuesto a su demarcación era bien controlado por su tocaya Andrea Cortés para internarse en el área ilicitana y batir con estilo a media altura a Evelyn. Felicitaciones a “Torrevieja” por estrenar su cuenta anotadora. Ojalá sea el primero de muchos de una jugadora que suele aportar cosas interesantes cada vez que sale, no siendo habitual en el once titular. Mencionar, adicionalmente, su capacidad “comercial” la noche de la presentación del calendario del equipo, en la que endosó no menos de una docena de almanaques en media hora (lo hace todo a gran velocidad) entre la multitud congregada. Cuatro ojos míos dan fe.

Sin tiempo para más, el silbato de un árbitro que pasó bastante desapercibido (buena señal) ponía punto y final al encuentro, con las lorquinas descabalgadas del puesto de privilegio del liderato, para tristeza de todos.

Homenaje al Lorca Deportiva Féminas en ElcheAl final del encuentro, en un sencillo acto junto al vestuario, quiso Joaquín López Escarbajal, histórico capitán del Lorca Club de Fútbol en los años 80, homenajear la labor del club y la plantilla del Lorca Deportiva Féminas por fomentar y dar visibilidad al balompié femenino. Gracias de corazón, Joaquín. ¡Entre tod@s!

Esperemos que las pilas que están cargando de nuevo con el intenso trabajo físico, así como la recuperación de las lesionadas, lleve muy pronto a las blanquiazules a dar una versión mucho mejor, pues son bien capaces de ello. Igual como hacemos con los móviles cuando se ralentizan, tampoco estaría de más que reiniciemos mentalmente todos en el club. Un “Reset” o borrón-y-cuenta-nueva que dicen las venerables abuelitas, olvidando fallos y recordando esas sensaciones que nos llevaron tan arriba, con ese juego fluido que ha sido orgullo de su afición. ¡Pafuera, telarañas!

Sin presión y sin almanaques de por medio, de seguro que volverán las lorquinas a producir exclusivamente lo que importa, el fútbol. Lo atesoran en sus pies a raudales… #LasChicasTambienJuegan

FICHA TECNICA

Elche CF Femenino: Evelyn; Andrea, Isa, Raquel, Josefina, Mº Ángeles, Laura (Blanca), Elisa (Mª Amorós), Alba (Verónica), Alicia y Selena

Lorca Deportiva Féminas: Maica; Tamara (Esther), Judith, Ángela, Helena, Blasa (Natalia), Isa Sánchez (Andrea Cortés), Toti, Jessica, Mª Soto y Carmen.

Goles: 1-0 min. 33: Alicia ; 2-0 min. 53: Mª Ángeles ; 2-1 min.90: Andrea Cortés.

Estadio: Polideportivo Altabix. Mañana ventosa.