Un mermado Brócoli Mecánico Lorca Féminas pierde claramente en su debut liguero ante Mislata CFF. (0-3)

Peor no pudieron iniciar las cosas para el renovado proyecto 2016/17 del Brócoli Mecánico Lorca Féminas, que cedió los tres primeros puntos de la temporada ante el compacto y ordenado equipo de Mislata CFF. Ya antes del partido recibía el conjunto de Víctor Dus, o mejor, no recibía a tiempo, la documentación necesaria para el concurso de Nancy y Erica. Percance que sumado a las lesiones y otras sanciones arrastradas del playoff de ascenso de la anterior temporada en una plantilla que ya de por sí se antoja corta, acabaron en una casi anunciada derrota de las blanquiazules.

Fue un bautismo de fuego, y no sólo por el azote inclemente del Sol del mediodía que dejaba temperaturas próximas a los 40ºC sobre el césped artificial del Mundial 82 en esta primera jornada del Grupo VII de Segunda División Nacional. Fue también el arranque de un equipo demasiado corto de preparación y demasiado pródigo en contratiempos. Fueran propios o ajenos, ante un serio conjunto como el mislatero, todo derivó en una partido-penitencia.

Hasta incluso se ha producido el relevo en la cúspide del organigrama del club, escenificada antes del pitido inicial. Allí, en el centro del terreno de juego, cedía el testigo de la presidencia del club Antonio Peralta, el saliente, a la entrante y hasta entonces vicepresidenta, Mayte Martínez. Siempre es de agradecer que haya líderes responsables, gente que dé un paso adelante asumiendo preocupaciones para que el resto disfrutemos. Gracias a ambos, Antonio y Mayte, y mucha suerte e inspiración a la nueva máxima mandataria blanquiazul.

Hasta tres cuartos (repasemos los quebrados de matemáticas) representa la fracción de nuevas jugadoras en el equipo. Es tal el grado de renovación que de las titulares del debut de este año sólo Blasa fuera indiscutible en la temporada previa. Nada se improvisa, y bien pronto llegó el castigo que se barruntaba desde el mismo inicio, con la plantilla de las Féminas en cuadro.

Bastó una presión. La de Anabe junto a Alba, benidormense que ha recalado en el equipo de la huerta valencia, sumada a una falta de entendimiento en defensa tras saque de banda, para que la viva jugadora visitante cazase una bola al borde del área para darle firme con su zurda. Y aunque se interpusieron hasta tres jugadoras en la línea de ese disparo, con la guardameta Noelia como entrepán, ni Julia que la tocó y le dio la parábola fatídica que superó a la guardameta manresana por alto, ni en última instancia Carolina bajo palos pudieron impedir que el balón besara las mallas locales a los diez minutos de juego. Se le habría de hacer muy largo el encuentro a la locales de no igualar pronto, y así resultó luego.

Tampoco iba a ser día de suerte para las lorquinas, porque al poco disponía Carla Cotado de una falta al borde del área visitante cometida sobre Mari Huertas. Perfecta para el perfil de una zurda, disparó de interior con calidad y mordiente la catalana, logrando rebasar la barrera y también a la guardameta Nuria, que pareció rozar el cuero con la puntita de su manopla. Pero, como en el Cerro del Espino ante Atlético Féminas, golpeó en la parte baja del travesaño para salir repelido con un gran bote. Aunque Blasa se hallaba en las inmediaciones al rechace, el globo le vino demasiado alto, no pudiendo localizar su cabezazo entre los tres palos, y salía la bola mansamente junto al poste derecho.

Pero la tabla de salvación de la igualada no llegó, y a las valencianas les bastaba mantener el orden defensivo, con líneas muy juntas, hasta esperar que los tímidos esfuerzos atacantes locales se frustrasen sin apenas sensación de peligro. Por el contrario, los buenos envíos en largo de las centrales valencianas para la lucha solitaria en punta de Anabe producía quebraderos de cabeza en la zaga lorquina. Siempre sacaba algo la atacante. Del balón parado le llovía otra plaga a la defensa lorquina, que acumulaba efectivos pero no conseguía contundencia por alto ni en los despejes. Se les hizo un mundo a las zagueras patear con potencia, poner el balón en órbita y buscar de nuevo el orden interno. Noelia tenía que intervenir más de la cuenta. Mala señal.

No parece que este Brócoli Mecánico esté hecho para el patadón en largo, sino más bien para buscar huecos con paciencia mediante la circulación. Sin embargo, el hasta ahora escaso acople de las piezas hacía inviable transitar esa ruta, y los precipitados envíos en largo no conducían a nada. Querían pero no podían agradar en el debut ante su afición. Atrás, la capitana blanquiverde Anabel estaba hecha una titán de la contundencia, y los

intentos por bajar el balón de Aroa, muy vigilada, como los de la cordobesa recién ingresada en plantilla, Maribel, o los de la canterana Cris, que no estaba al 100%, no tenían premio alguno. Por la derecha lo probó por diversas vías Mari Huertas, chapuzón de Oscar en área incluído, pero aunque ha mejorado mucho en el plano físico y aguantó con mucho mérito los 90 minutos, le falta aún chispa física a la rabalera para sacar a relucir su gran calidad.

En líneas generales, y quizá por no resistir la comparación con el despliegue físico de las visitantes, parecieron inferiores en esa faceta las blanquiazules, que además no tendrían la opción de introducir jugadoras de refresco. Pintaban bastos.

Quien pareció más entera y con la cabeza más despejada fue la sevillana Bea Cano. Llamada a ser la referente del equipo pese a su juventud, consiguió aportar algo de claridad en el poblado centro del campo, y de un acercamiento suyo al área bien pudo sacar algo más de provecho Maribel. Pero el balón le vino a su pierna menos diestra, curiosamente la derecha (o diestra), en lugar de a su mejor, la izquierda. Detalle sintomático de lo verde que está el Brócoli que quien esto escribe se enterase en esa misma jugada de la condición de zurda de la atacante. Hizo un partido correcto Maribel, pese a todo.

Se acercaba el descanso cuando, lejos de alcanzarse la igualada, eran más bien las valenciana quien seguían con la iniciativa. Sandrita, de golpe franco directo desde las inmediaciones de la corona del área ponía a prueba a Noelia, volando exitosamente la catalana junto a su poste izquierdo. Y posteriormente era María Fernández, en una posición más alejada, propiciadas tantas faltas por el dominio visitante sin duda, ponía por raso un envío ensayado hacia el punto de penalti, donde llegaba a la carrera Anabe. Primero, con un intento de disparo fallido que a cambio le resultó en un afortunado y perfecto control al tiempo que recortaba a su par, Ana. Y ya sola y en posición franca rematar sin oposición a gol, sin poder obrar Noe el milagro de su detención tras el sorpresivo giro que tomó la jugada. Un auténtico mazazo al filo del entreacto. Y una prueba más del diferente rodaje de unas y otras, concretada en falta de atención defensiva.

Tras el descanso, durante el que por el calor reinante hasta las lagartijas tuvieron que ponerse suero intravenoso para recuperar tono vital, las blanquiazules del Brócoli Mecánico probaron de lograr un gol temprano. Lo tuvo en sus botas Maribel, tras un balón de Bea Cano a la espalda de la defensa. Ya al punto de engatillarlo la cordobesa llegaba estirándose Mónica para quitárselo de las botas, y el posterior centro de la punta blanquiazul tampoco pudo ser aprovechado por Belén Pérez, recién incorporada al once.

El guión del partido deparaba más castigo para las entrenadas por Víctor Dus, cuando rondando la hora de juego hacía falta Noelia en una salida ante la carrera de Anabe y la indecisión de Carol por si golpear la bola o dejarla a la guardameta que salía de cara. Sandrita, la especialista del pateo directo a puerta no perdonó, y con el perfecto arco que trazó la pelota con su envío junto al palo cubierto por la barrera ponía la sentencia al encuentro.

Con tal estocada, abotargadas por el calor y sin posibilidad de cambios, la última media hora iba a tener más de suplicio que de disfrute de la práctica deportiva para las locales. Aún así, quedan los buenos apuntes de Maribel, tanto en la faceta de regate como en la de disparo, y también se vislumbró lo que la velocidad de Belén puede aportar en defensa y ataque. Con todo, demostraron mucho amor propio las blanquiazules, y no cejaron hasta el pitido final en su intento de hacer subir el guarismo uno a su casillero ante su afición. Pero, estaba comprobado, era un día de ésos de los de mejor quedarse en la cama.

De entre los deberes más apremiantes para Víctor Dus quizá el que demande de forma más inmediata su atención será la búsqueda de solidez defensiva, con mención especial al juego aéreo. El encuentro de la próxima semana en tierras manchegas ante el siempre difícil CFF Albacete así lo exigirá.

Y si ninguna plaga bíblica más se cierne sobre el Brócoli Mecánico, seguro que el trabajo ilusionado de estas futbolistas por progresar en lo deportivo pronto se traducirá en éxitos, en buena lógica. Así sea.

Depués de este borrón inicial, a arrugar el folio y a tomar otro en blanco para escribir con buena letra… #JugamosConEllas

Aquí tenéis todas las fotos del encuentro Fotos

FICHA TECNICA

Brócoli Mecánico Lorca Féminas A.D.: Noelia; Carolina, Julia, Ana Ros, Cotado, Blasa, Bea Cano, Mª Huertas, Aroa, Cris (Belén) y Maribel.

Mislata C.F.F.: Nuria, Miriam, Anabel, Mónica, M.Rubio (Jessi), Mª Martínez (Ade), Mª Fernández, Sandrita, Anita (Marta), Alba y Anabe (Lesley)

Goles: 0-1 min.10: Alba ; 0-2 min.41: Anabe ; 0-3 min.57: Sandrita

Estadio: Mundial 82, La Torrecilla (Lorca). Calor asfixiante. Cerca de 200 espectadores .