Lorca Deportiva Féminas asalta el liderato en Murcia (0-1).

 Como si de una escalada se tratase, y a falta de una única jornada para el término de la primera vuelta, las lorquinas hacen cumbre y se ponen líderes del Grupo VII de Segunda División. Y todo ello a pesar de la meritoria resistencia que opuso el conjunto de Zeneta en el coqueto estadio José Barnés de la capital murciana.

Un partido de rivalidad regional, disputado en inmejorables condiciones climatológicas, y con atractivos a priori, cuales eran la vuelta al estadio que las vio crecer como futbolistas de varias jugadoras que militan actualmente en el conjunto blanquiazul, como las Maica, Totana, Judith, Tamara o Helena, en lo que sería un cúmulo de sentimientos rondando sus cabezas. O la posibilidad de avanzar un peldaño más en la tabla clasificatoria de las lorquinas, como así se confirmó con el empate del líder previo, Valencia CF B, en el difícil desplazamiento a Villarreal.

Afición lorquina en el José BarnésLa mañana, fresca pero radiante, invitaba. Y probablemente dopados de churros con chocolate hasta las trancas, varias decenas de seguidores lorquinistas invadieron las gradas del Barnés. Enfrente, un recién ascendido Zeneta, brillante campeón de la Liga Autonómica en la temporada anterior ante rivales de talla como Minerva o Murcia Féminas, iba a luchar por salir de la racha que le había hecho sumar un único punto de los quince últimos en juego. Por las lorquinas, a las bajas por lesión de Blasa, Ángela y Cristina Hernández, se vino a sumar la de última hora de Laura, con lo que Maica era la única guardameta disponible. Así que cuando la cancerbera fue atendida por los fisios del equipo durante el calentamiento cundió el pánico en la afición visitante. Por suerte se repuso. Estas muchachas están hechas de una pasta especial y abrigan demasiado amor por el balón como para perderse un encuentro si no es por causa mayor.

 La iniciativa del encuentro fue en todo momento de las visitantes, con la línea defensiva cerca de la raya delimitadora de la mitad del terreno de juego, que impusieron su dominio en el centro del campo con unas Isa Sánchez y Helena haciendo olvidar por momentos la ausencia de Blasa. También se descolgaba María Soto ayudando a la presión en la medular, y las llegadas al área aparecieron muy pronto, con la regularidad del goteo de un grifo mal cerrado.

 Así, tras varios tímidos tanteos, Carmen María Alegría IMG_0155, la cual tenía en la grada animando al inasequible al desaliento Frente Pichonero, llegado desde el Raal, a punto estuvo de aprovechar un mal desvío defensivo, pero su toque, que superaba a la guardameta local, no llevó la suficiente fuerza, dando tiempo a corregir a la zaga pimentonera. También se animaba Tamara con sus buenos centros con rosquita, aunque para hacer más daño habría necesitado de profundizar más. Helena también lo intentaba desde lejos, que había que probar a una portera local con el Sol bajo y de cara en esta primera mitad, además de terminar jugada evitando los contragolpes.

 Marta Ponce y Andrea Totana en el derbiPorque para nada renunciaron a ellos las zeneteras, y lanzadas por esa todocampista llamada Marta Ponce, que con 15 años ya ha sido convocada por la selección española, al poco disponían de una jugada por la izquierda con centro de la joven murciana que esperaban ni más ni menos que cuatro atacantes sumadas al remate. Pero por suerte, las dos centrales lorquinas, Judith y Erika, son un seguro de vida, y haciendo gala de buena colocación solventaron la situación. No en vano es el conjunto blanquiazul el menos goleado de la categoría, con únicamente siete tantos en contra, tras doce jornadas ya.

Erika, además, arrancaba aplausos de la grada con sus ya célebres salidas desde la cueva, conduciendo el balón y esquivando rivales como sólo ella sabe hacer. Una alternativa más para romper líneas y sorprender cuando las rivales se encuentran agazapadas en su mitad del campo. También de alta escuela fueron los controles de balón de Helena o Marta, que encandilaron al respetable.

 Quien estuvo rondando nuevamente su primer gol de la temporada fue la oriolana Isa Sánchez, que en un bonito tuya-mía por la derecha con Andrea Totana conseguía plantarse en el área, pero el remate de primeras que intentó salió elevado, en lo que hubiera sido un gol de bandera de haberse concretado. Al poco, servía Toti una pelota a Carmen María, que disparaba con gran potencia entre los tres palos, pero con el “único” inconveniente de que la trayectoria iba justo hacia la guardameta María. Medio metro a derecha o izquierda hubieran supuesto gol, por lo dulce que golpeó al cuero la Pichona y la velocidad endiablada de ese esférico.

 La mejor ocasión para Zeneta aconteció a la media hora de juego, en que un balón mal cedido por Esther (cosa bien rara en la corajuda lateral de Guadalupe) propiciaba que la pimentonera Jessica encarase a una Maica que ya rápidamente salía de portería a cubrir el máximo de ángulo. Afortunadamente, mientras pensaba la murciana el cómo y el dónde batir a la guardameta blanquiazul, se equivocó en el cuándo, y Judith corrigió con presteza, rebañándole limpiamente el balón desde atrás, y aunque lo hizo en dirección a Maica, ésta pudo desviar. Gran susto en la grada blanquiazul, doy fe.

 Concluía la primera mitad con las Féminas volcadas sobre el área rival, con múltiples situaciones a balón parado. Aunque, curiosamente, más peligroso fue el único saque de esquina de que dispusieron las locales, también servido por Marta, ya al borde mismo del 45’. El balón acabó en las mallas lorquinas, aunque antes se había producido una carga antirreglamentaria contra la guardameta blanquiazul, y el colegiado había anulado la jugada. Si ya era poco justo el empate al descanso, un tanto en contra habría supuesto un varapalo importante para unas blanquiazules que habían dominado de cabo a rabo la primera parte, como para ir delante en el luminoso. ¡Que sí!, que existen también en el fútbol femenino marcadores de luces LED. Mientras, en Lorca seguimos funcionando con el “¿cómo van?” para informarnos del resultado.

 En el intermedio, y con un delicioso y solazante solecito de final de otoño, había en el graderío lorquino comentarios de lamento por las ocasiones perdidas. Pero también de alegría por contar con la presencia de Clemen, exjugadora de las Féminas ahora en avanzado estado de preñez. Incansable optimista, luciendo barriguita y sonrisa. Enhorabuena desde estas líneas.

 Salieron las blanquiazules decididas, y ya Totana cuando aún resonaba el pitido árbitral de inicio de la segunda parte, en un centro-chut que se paseó por el área chica pudo haber inaugurado el casillero visitante. Pero una vez, más, y van cuatro consecutivas, el honor correspondió a María Soto, cuyo nombre Gol de Soto contra Zenetaempieza a sonar en la Real Academia de la Lengua como sinónimo de gol. La rubia aguileña lleva el fútbol en la sangre y lo demostró una vez más. Fue tras un balón picado, como si de fútbol-playa se tratase, que le enviaba Carmen María magistralmente. No sabemos si ejerció algún influjo en la Pichona para este excelente envío la presencia en el palco de Joaquín Castaño, seleccionador de la murciana del fútbol de la arena. El caso es que la aguileña Soto, burlando el fuera de juego y el ya habitual estrecho marcaje al que se ve sometida partido tras partido, aprovechó el bote del balón para golpear con su derecha firmemente y de empeine, logrando un obús parabólico que rebasó a la cancerbera pimentonera por alto. Una perfecta ejecución, de crack, gol de justísimo premio al dominio blanquiazul, a los cinco minutos de la reanudación.

 Estimuladas por el gol, poco después quiso Isa Sánchez, por la derecha en esta ocasión, hacer un calco de la misma jugada, asistiendo con balón picadito, en este caso a la propia Carmen, aunque el envío fue demasiado fuerte. Cumplió la de Orihuela haciendo dupla con Helena en el centro, antes de ser sustituida por una Isika que parece haber olvidado la lesión que la ha mantenido alejada unas jornadas. A recobrar sensaciones, antusa.

 Con el marcador en contra introdujo también cambios el cuadro local, mientras la incansable Marta intentaba surtir de balones a su compañera Jessica, la más incisiva atacante murciana. Pero atrás y pese a sufrir una lesión en el brazo, estaba inconmensurable la cartagenera Erika, ya fuera al corte, en la anticipación o protegiendo el balón con una sangre fría inusual en esas zonas tan calientes del campo como son las áreas. Aunque habría de dar un sustito delante de Maica, la cartagenera interpretó un recital fulbolístico antes de que se agravase su dolor en la muñeca, por el que hubo de retirarse.

 Otra Jessi, pero esta vez la aguileña y ayer capitana del Lorca Deportiva Féminas, arrancaba la ovación de una grada lorquina ya entregada, con su duelo en el centro del campo frente a una jugadora que podría ser su imagen en el espejo, Marta. Hubo muchos quilates de balompié de la región de Murcia sobre el césped del José Barnés, sin ninguna duda.

 Carmen lo estuvo probando durante todo el partido, pues el Frente Pichonero quería su golito para llevárselo en la retina. Y a fe que a punto estuvo de conseguirlo mediada la segunda parte, cuando tras robar el balón en tres cuartos del campo zenetero enviaba un disparo endiablado que hizo lucirse por bajo a María. Y también Toti quiso sumarse a la fiesta que supondría conseguir el gol de la tranquilidad, cuando en el 70’ tiraba ligeramente desviado, mientras María Soto y Jessi aguardaban el centro. No está escrito en esto del fútbol sobre cuándo centrar o cuándo chutar, decide quien porta el balón.

 Como no entraba el tanto de la sentencia, hubo algún que otro nervio en el cuadro visitante que las pimentoneras buscaron fructificar en gol, pero Jessica estaba estrechamente vigilada por su sombra en esta fase del partido, la capitalina Judith, otra jugadora que exhibe una llamativa tranquilidad como central, y que se convirtió en la horma de su zapato.

 Agotó el entrenador blanquiazul los cambios con las entradas de Mari Huertas y Andrea Cortés, y el cuadro blanquiazul intentó con el hostigamiento y la presión impedir que colgasen la murcianas balones desde lejos hacia la guardameta Maica. “Conticoneso” hubo algo de inquietud en un disparo desde fuera del área a cargo de Mónica. Pero al poco el partido ya estaba visto para sentencia, y el árbitro indicó el camino de los vestuarios, en un derby de guante blanco.

Como quiera que al rato llegaban noticias desde Villarreal del pinchazo del Valencia CF Femenino B, Lorca Deportiva Féminas se encarama en primera posición del grupo, y recibirá el nuevo año como líder al farolillo rojo, Al-Basit, en la última jornada de esta primera vuelta, al tiempo que los inmediatos perseguidores por el puesto de play-off de ascenso, SPA y Aldaia, se enfrentan a los potentes filiales valencianista y levantinista. Jornada propicia (siempre a priori).

 Así que el 10 de Enero en el Mundial 82, polvorones y uvas de la suerte mediantes, tiene la afición lorquina una ocasión fantástica de arropar a las meritorias líderes en una estación más del camino. Allí os esperamos.

 [iframecode url=’https://www.youtube.com/embed/OMyxuZVa2ZM’]Termina el año cuando el sueño empieza a hacerse realidad, soñar es gratis, ya lo comentaba nuestro amigo Vicente  en el video… #laschicastambienjuegan

 FICHA TÉCNICA

 CD ZENETA: María I; Beatriz (África), Mª Mar, Mónica, Marta ©, Cristina, María II (Paula), Miriam, Marta, Soraya (Brenda), Carmen (Ana María).

LORCA DEPORTIVA FÉMINAS: Maica; Tamara, Judith, Erika (Andrea Cortés), Esther, Helena (Natalia), Isa Sánchez (Isika), Andrea Totana, Jessica ©, María Soto y Carmen María (Mari Huertas).

Goles: min. 50: 0-1 María Soto

Estadio José Barnés (Murcia). 200 espectadores