Las lorquinas confirman su permanencia a lo grande, ante las líderes, el SPA Femenino.

Las Féminas han rubricado su salvación y estarán un añito más en Segunda División Nacional la próxima temporada. Lo han logrado con un derroche de casta admirable frente a las alicantinas del Sporting Plaza de Argel CF (SPA), equipo que gobierna el grupo VII con gran autoridad y puño de hierro, al menos hasta que las lorquinas este pasado domingo han logrado derretir el metal, cual si fuesen buenas obreras de la fundición.

Se presentaban las jugadoras de Alicante confiadas, sin una derrota en su casillero desde hacía cinco meses. Quince partidos invictas, más de media vuelta de campeonato liguero, eran sus credenciales. Enfrente, las lorquinas traían algunos insuficientes en las notas futbolísticas de la segunda vuelta, no siempre por deméritos propios. Pregunten a los jueces de línea, por ejemplo. Eso sí, estaban virtualmente salvadas, pues les valía un empate o una no-victoria del Cartagena Féminas en Albacete.

Ya lo comentaría la felizmente recuperada María Soto al acabar el encuentro: que las segundas vueltas se les hacen largas a las blanquiazules. Pero eso no quita para que de vez en cuando destapen en ellas el frasquito de las esencias futbolísticas y nos dejen partidos memorables. Porque les salió prácticamente todo a las lorquinas y casi nada a las jugadoras que vestían de amarillo y negro.

O azul oscuro casi negro. No se distinguía muy bien con el Sol tímido que se asomaba sólo a ratos, iluminando un campo anegado en ciertas zonas por el chaparrón matinal. Abro paréntesis: a quien corresponda, el campo del Mundial82 necesita un arreglo. Cierro paréntesis.

En el SPA, flamante bajo el Sol y sobre el terreno de juego estaba la lorquina Ana López, titular con las alicantinas, y a la que deseamos la mejor de las suertes en las eliminatorias por el ascenso que están por venir. Por  las locales no era de la partida el dúo aguileño Cris Hernández-Laura Adán. En el lateral derecho se colocó Mari Huertas y en el centro de la zaga Ángela, con Anita Ros y Alba Prieto en la medular, como viene sucediendo en los últimos encuentros. El resto, las habituales.

En la grada, nutrida representación venida desde Alicante, con, atención: ¡equipo de radio para retransmisión en directo! Se restriega uno un poco los ojos al ver estas cosas, que ojalá más pronto que tarde sean la norma, y no una aislada iniciativa. Sería buena señal de salud y avances en el fútbol femenino. Que también se necesitan, y urgentes, en la cuestión arbitral… Pero como ése es tema prolijo, este cronista decide mejor por ahora meterse en harina del partido.

El choque comenzó eléctrico, con una Carmen que a los 30 segundos ya pudo gozar de su primera ocasión de gol de no ser porque se le escapó por un pelo el control al borde del área grande. La cosa prometía. ¿Sería uno de esos partidos de las Féminas en las que se muestran vivas e intensas, liberadas de ataduras y desmelenadas frente a rivales teóricamente superiores? Pues pronto se vería que sí, que a las lorquinas les ponía mucho dar la campanada ante un rival al que tenían muchas ganas.

Claro está, el SPA llevó la batuta, obligado por jerarquía. Presionaba muy arriba, y acababa casi todas sus jugadas con peligro, destacando su joven extremo izquierdo Helena, de buen regate y disparo, o la propia lorquina Ana López, que quería dejar su sello en la visita a su tierra. Pero aunque se acercaron con peligro a la puerta de una inmensa Laura, siempre hubo en el partido una lorquina muy atenta que en última instancia se interponía en el camino del gol de las “abejitas” (por lo de amarillo y negro, no se ofenda ninguna) de Alicante. Miriam, Silvia, Ángela, Maria Huertas,… toda la zaga en definitiva, y hasta la propia Jessica bajando desde el centro del campo, tuvieron tal acierto durante todo el encuentro. Y cuando no, allí estaba Laurita Gallego, muy valiente ayer por alto y también saliendo, dominando toda su área con autoridad. Gran mérito hubo de las de Ginés y Marcos en la presión y la concentración durante todo el encuentro.

Y si al Lorca Deportiva féminas no le hacen gol, debieran de saber sus rivales que tampoco anda manco de inspiración. En esta faceta se pintan solas Carmen María y María Soto, con su socia Jessi (a la cual da tiempo a estar en todas partes del campo), que son capaces de sacar petróleo de cualquier balón con el que ellas se puedan girar y encarar la portería. Aunque el primer gol, mediada la primera parte, llegó del balón parado, no de jugada o contra.

Carmen celebrando el GOL contra SPAFue tras una falta cometida sobre una ayer muy luchadora Alba, casi un córner que Ana Ros puso rasita a la frontal, cuando todas esperaban el balón colgado por alto, para la llegada sorpresiva de María Soto. Ésta empalmó un disparo seco, centrado, y tan potente que la guardameta Raquel no pudo blocar. Y entonces allí estuvo muy viva la cazagoles murciana Carmen para adelantarse a todas y empujar al fondo de la red desde dentro del área chica. Lleva el gol en la sangre, en el ADN y hasta en la uña del último meñique la raaleña. Empezaba la sorpresa.

Reaccionó pronto el cuadro alicantino, y tras pase de Helena pudo Claudia en el 35’ lograr la igualada, pero su disparo cruzado fue desviado por Laura con el pie izquierdo en primera instancia, y por Jessica bajo palos cuando las delanteras visitantes acudían a remachar el tanto. Dos autenticas ángeles de la guarda. La tuvo la propia Claudia también en un bonito remate de cabeza que salió alto tras centro de su capitana Pepa.

Gol de Soto, ante el SPA dedicado a RikiPero las Féminas tenían de su lado la efectividad, y golpearon por segunda vez, en una jugada por la izquierda mal despejada por la cancerbera Raquel y en la que María Soto ganó por viveza a la defensa, para hacerse con el hueco justo que le permitía conectar un tiro en parábola que superó por elevación a la adelantada guardameta alicantina. Golazo y celebración con dedicatoria para el pequeño Riki, un fan muy especial de la cañonera aguileña. La afición llegada de Alicante caía en depresión al tiempo que la lorquina en éxtasis. Esto del fútbol parece que no tiene punto medio.

Era el minuto 41, y dos más tarde tuvo cierto alivio el cuadro visitante a balón parado, cuando, al saque de una  falta junto al banquillo visitante, el centro perfectamente ejecutado por Carmen Fresneda hacia el punto de penalti y con rosquita hacia portería era cabeceado a gol por Win. Gran remate y de nuevo marcador apretado, con el que se llegaba al descanso.

Si el tanteador no se movió en la segunda parte no sería por falta de ocasiones o por ganas de las jugadoras de ambos conjuntos. Nadie especulaba, si bien el Lorca supo jugar con la ansiedad de unas alicantina poco acostumbradas a tener que remar a contracorriente. En estas circunstancias el individualismo o la precipitación suelen acabar por frustrar y desquiciar al equipo que tiene el marcador en contra y así fue una vez más en el partido de ayer. Ni el revulsivo de su reciente incorporación, la holandesa de raza negra Poku, ni los constantes disparos desde fuera del área de Pepa, que incluso pudo lograr un gol olímpico tras botar un corner al primer palo, obtuvieron fruto.

Y el Lorca Deportiva Féminas, agazapado y saliendo con peligro al contragolpe, bien pudo haber incrementado su renta, con una María Soto que dispuso de varias faltas al borde del área, que hicieron temblar al equipo alicantino por el recuerdo del gol logrado en Divina Pastora en la ida.

Reclamaron también las lorquinas unas claras manos dentro del área tras disparo de la propia aguileña. Pero nada, que no hay manera con los del pito, y sigue a cero patatero el casillero de penaltis a favor de las lorquinas después de 24 jornadas. Eso sí, fueras de juego en contra que no falten. Porque pudo la canterana Carolina, que había salido a falta de un cuarto de hora, haber logrado su primer tanto con el equipo, que otras veces le ha estado tan cerca. Y ayer ciertamente lo logró, cuando el rechace de Raquel a tiro de Carmen cayó a pies de la tranquila Carol, que con control y (mucha) sangre fría supo empujar al fondo de las mallas. Estaban ya celebrando ya el gol las locales y la grada cuando al juez de línea le dio por tener sus segundos de gloria y levantó el banderín. Una vez más, van un ciento.

Lo peor es que, descolocadas las locales por la celebración del “gol”, las alicantinas montaron una rápida contra a cargo de Poku. Ésta sí que se encontraba en fuera de juego (al menos así pareció a este cronista en la única ocasión que vio la jugada, el directo), pero ¿cómo iba a verlo el juez de línea del medio lorquino, si se encontraba fuera de sitio? Quizá se encontraba pidiendo gusanitos en la cantina a Maxi, el barbudo cantinero. El caso es que, afortunadamente para los intereses lorquinos, el disparo cruzado de la holandesa salió fuera por poco, pues hubiera sido bien cruel el fútbol con las blanquiazules.

Y como nuestra portera Laura no puede acabar los partidos sin su paradón, aún hubo tiempo para que luciera reflejos ante un potentísimo empalme de Nayadet desde dentro del área que la afición visitante ya cantaba gol cuando la buena guardameta de La Campana metió su manopla para desviar el esférico por sobre el travesaño.

Hubo tiempo para poco más, salvo para unos poco deportivos gestos de Zaira, que quizá no supo asumir la derrota, golpeando a una rival mientras el árbitro no miraba. Porque éste continuaba con sus despropósitos, intentando batir su récord de tarjetas amarillas en otras partes del campo por acciones mucho menos graves.

Gestos aislados, pues el reconocimiento de la justa victoria local fue general. Deseamos desde aquí mucha suerte a las alicantinas en las eliminatorias por el ascenso a Superliga.

En resumen, las lorquinas nos brindaron una inmejorable forma de certificar la permanencia en la categoría, con generosidad, coraje y actitud positiva, traducidos en tres puntos que supieron a gloria por la entidad del rival. Enhorabuena y gracias, “ídolas”.

Aún habrá una última ocasión esta temporada de ver en acción a las lorquinas en el Mundial82, el próximo domingo en un derbi regional que les enfrentará a un Cartagena Féminas que apurará sus opciones de salvación. Despidamos a las nuestras como se merecen. Y merecen mucho, por su esfuerzo.

Ante equipos pequeños o grandes, las chicas también juegan…

Crónica: Carlos Pardo

FICHA TÉCNICA

LORCA DEPORTIVA FEMINAS: Laura Miriam, Alba(Clemen), Ana(Natalia), Carmen, Mari Huertas(Carolina), Angela, Jessy, Maria Soto(Isika), Blasa, Silvia

SPA FEMENINO: Carbonell, Ana López, C.Fresneda, Win, Yannel, Zaira, Nayadet, Pepa, C.Barea, Helena(Poku), Jiménez(Angela)

GOLES: 1-0 Min 21 Carmen, 2-0 min 39 Maria Soto, 2-1 min 42 Win

ARBITRO: Martinez Montalban; Jueces de Línea Rabal y Sosa. Amarillas por el Lorca a Blasa, Maria Soto, Isika, Natalia, Silvia y Clemen, y por el SPA FEMENINO a Pepa y Poku